Bruce Willis viaja en el tiempo en "Looper", un filme de ciencia ficción que clausura hoy el Festival de Cine Fantástico de Sitges y en el que el realizador Rian Johnson busca "las razones de nuestros actos y las implicaciones morales de los mismos", según ha explicado hoy en rueda de prensa.

"Looper" está ambientado en un futuro "muy deteriorado", según Johnson, donde el crimen organizado campa a sus anchas y el avance de la tecnología es imparable.

En este mundo, viajar en el tiempo ya es una realidad técnicamente posible, pero las autoridades deciden prohibirlo y las bandas organizadas los utilizan de manera ilegal.

Bruce Willis es un asesino a sueldo, un 'looper' eficaz que viaja al pasado por dinero para eliminar a los individuos que molestan a las mafias.

Este personaje "intenta mantener su estatus para sobrevivir en un mundo peligroso", ha puntualizado Johnson, que reconoce que el protagonista hace "cosas terribles", pero insiste en que lo importante es "saber por qué las hace y que consecuencias tienen".

La historia se complica cuando al protagonista le ordenan viajar al pasado para asesinarse a sí mismo y se ve obligado a enfrentarse a su otro yo, interpretado por Joseph Gordon-Levitt, que en este filme lleva una prótesis nasal para parecerse a Bruce Willis.

"La trama es compleja y al principio del filme el espectador recibe mucha información que tiene que procesar", según el realizador, que ha optado por una ambientación "no excesivamente futurista" para facilitar la comprensión de la historia.

"Además me gustaba la idea de dibujar un futuro con reminiscencias del pasado", ha añadido el realizador de "The Fly", uno de los capítulos más celebrados de la serie "Breaking Bad".

Aunque la ambientación no es excesivamente futurista, "The Looper" no escatima recursos en efectos especiales y es, sin lugar a dudas, el filme más ambicioso de Rian Johnson.

El realizador ha reconocido que vio "muchas películas de viajes en el tiempo" para buscar la mejor manera de que "todo tenga sentido sin tener que dar demasiadas explicaciones".

"Si das demasiadas explicaciones el ritmo de la película se resiente, así que lo importante es marcar unas reglas de juego claras y respetarlas", ha añadido.

"Terminator" ha sido "la gran referencia" que ha inspirado a Rian Johnson, que también pidió consejo a Shane Carruth, director de "Primer".

Durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en Sitges, Johnson ha recordado que Bruce Willis ya se enfrentó a sí mismo en "The Kid", una comedia en la que el protagonista entra en una casa y se topa con un niño de ocho años que resulta ser él mismo años atrás.

En la película de Terry Gilliam "Doce Monos", Bruce Willis también es un criminal que viaja en el tiempo y se encuentra consigo mismo.

"Parece que tendremos que organizar un ciclo de películas de Bruce Willis en las que viaja en el tiempo y se encuentra consigo mismo", ha bromeado el director del festival, Ángel Sala.

"Looper" clausurará esta noche el Festival de Cine Fantástico de Sitges, tras la gala de entrega de premios que tendrá lugar en el Auditori de esta localidad.

La Sesión Sorpresa que suele seguir a la película de clausura acogerá este año la proyección de "Spring Breakers", una comedia dirigida por Harmony Korine y protagonizada por Selena Gómez que narra las aventuras de un grupo de universitarias que decide perpetrar un atraco en un restaurante de comida rápida.