Dos agentes antinarcóticos muertos, dos heridos y uno ileso dejó una emboscada de Sendero Luminoso en una remota y solitaria zona del sureste conocida por ser tránsito de drogas en ruta a Bolivia, informó el sábado la policía.

El jefe de la policía, Raúl Salazar, confirmó a la radio local RPP que la emboscada a una camioneta de los agentes se produjo la noche del viernes a las 19 horas en una carretera rural en la zona de Cielo Punko, región sureste de Cusco.

La zona de la emboscada se encuentra a más de 474 kilómetros al sureste de la capital.

El auxilio para los policías emboscados recién llegó 16 horas después.

Miembros de seguridad del municipio más cercano, llamado Kimbiri, recogieron a los dos heridos a las 11 de la mañana del sábado y les dieron jugo de frutas para reanimarlos antes de llevarlos de regreso hacia Kimbiri, a dos horas de distancia.

"(Los senderistas) robaron sus fusiles y quemaron la camioneta", dijo a la AP un miembro de la seguridad municipal que rescató a los agentes y habló bajo la condición del anonimato porque en la zona carecen de protección policial.

"Uno de los policías tenía una herida de bala en el brazo derecho y se desangraba desde las siete de la noche del viernes, que fue la hora en que se produjo el atentado; el otro cojeaba por otra herida en la pierna", relató.

Añadió que "desde la inauguración de la carretera hace cuatro años no existe ninguna protección policial ni militar por lo que a diario se producen asaltos armados de delincuentes comunes a civiles que viajan por la zona".

La AP llamó al jefe de la policía Raúl Salazar para obtener detalles del ataque, sin obtener respuesta de inmediato.

La vía donde ocurrió el atentado también es usada por narcotráficantes para sacar pasta base de coca elaborada en Perú hacia Bolivia, mediante el puerto binacional de Desaguadero, a fin de culminar la refinación de la droga en el país vecino.

Otro atentado en Cusco se produjo hace una semana cuando senderistas incendiaron tres helicópteros de empresas que sirven al consorcio internacional TGP que transporta gas a Lima por una tubería desde la reserva más grande del país, llamada Camisea y ubicada en la selva de esa región.

En abril, Sendero Luminoso secuestró a 36 trabajadores peruanos de una empresa sueca y otra peruana, contratistas de TGP.

Sendero Luminoso asoló Perú en la década de 1980 hasta principios de la de 1990, cuando fue neutralizado con la captura de su fundador e ideólogo Abimael Guzmán.

Actualmente, los miembros de Sendero Luminoso actúan en alianza con narcotraficantes locales, y se esconden en zonas montañosas desde donde atacan a las fuerzas del orden.

Desde mediados de 2008 casi un centenar de efectivos han muerto en emboscadas y ataques.