El mexicano Sergio 'Checo' Pérez (Sauber) ha lamentado que las banderas amarillas le han estropeado el último intento de acceder a la tercera ronda de calificación del Gran Premio de Corea, del que finalmente saldrá duodécimo.

"Es una pena, porque estábamos cerca de entrar en la Q3, pero he tenido que reducir a causa de las banderas amarillas en el último sector. Bueno, el lado positivo es que nos hemos ahorrado un set de neumáticos frescos para la carrera", ha explicado Pérez.

El mexicano, que el año que viene pilotará un McLaren, ha terminado con el duodécimo mejor tiempo, con un registro de 1:38.460.

Pérez ha comentado que será una carrera interesante porque en los entrenamientos del viernes no pudo practicar tandas largas tal y cómo hubiera querido por un problema en el motor que le obligó a parar a media sesión.