Un clima favorable durante el fin de semana en Nuevo México haría posible esta vez el primer salto estratosférico en paracaídas que permita romper la barrera del sonido.

El meteorólogo Don Day dijo que el pronóstico sigue siendo favorable para el salto, que tendrá lugar a primeras horas del domingo en Roswell, Nuevo México.

El paracaidista austriaco Felix Baumgartner, ex militar, se dispondrá al amanecer a soltar su enorme globo de helio que remolcará una cápsula de 1.363 kilos (3.000 libras). Su objetivo es llegar a una altura de 39 kilómetros (23 millas) desde donde saltará. El salto ha sido cancelado ya dos veces debido al viento.

Baumgartner intentará superar un salto de 1960, a gran altitud, un récord. Probará además un traje presurizado y diseñado para saltos estratosféricos.