Dos soldados de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) y cuatro miembros del espionaje afgano han muerto en un atentado suicida ocurrido hoy en el sur del país, según informó a Efe una fuente oficial afgana.

El atentado tuvo lugar en torno a las 11.00 hora local (06.30 GMT) en el distrito de Maruf, situado en la conflictiva provincia de Kandahar, aseguró el portavoz provincial, Jawid Faisal, que añadió que el suicida llevaba un chaleco con explosivos.

Según Faisal, en el ataque resultaron además heridos un soldado de las tropas internacionales y otros tres agentes de los servicios secretos afganos, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS, siglas en inglés).

Un portavoz de la ISAF aseguró por su parte a Efe que la organización solo había escuchado "rumores" al respecto y que había abierto una investigación.

Aunque a media tarde ningún grupo insurgente había reivindicado los hechos, los insurgentes talibanes han recurrido con frecuencia en el pasado a cometer atentados suicidas contra las tropas internacionales y afganas.

El objetivo de los insurgentes es lograr la salida de las tropas internacionales y derrocar al gobierno afgano, liderado por el presidente Hamid Karzai, para implantar un régimen islámico de corte fundamentalista.