Varias miles de personas marcharon el sábado por una avenida principal de la capital española para protestar contra las medidas de austeridad decretadas por el gobierno, portando mantas con consignas y haciendo sonar cacerolas.

Muchos manifestantes hicieron sonar silbatos mientras bloqueaban parte de la avenida Castellana portando mantas que decían "¡No debemos, no pagamos!".

"Ninguno de nosotros presionó a los bancos para prestar enormes sumas de dinero a especuladores inmobiliarios codiciosos, no obstante se nos está pidiendo que paguemos por los errores de otros", dijo la funcionaria María Costa, de 34 años, quien marchaba cacerola en mano acompañada de sus dos hijos.

Con una tasa de desempleo cercana al 25%, España introdujo acres medidas de austeridad, así como reformas financieras y laborales, en un esfuerzo desesperado por reducir su déficit y apaciguar el recelo de los inversionistas.

Las 17 naciones de la zona del euro autorizaron a España un préstamo por 100.000 millones de euros (130.000 millones de dólares) para ayudar a sus bancos más golpeados por el colapso de un inflado sector de bienes raíces. No obstante, la economía de España está en una recesión en recaída con un pronosticó de contracción de 1,5% este año y de hasta 0,6% en 2013.

Además, el presidente de gobierno Mariano Rajoy está presionando para que el Banco Central Europeo (BCE) intervenga en el mercado secundario para reducir los costos de préstamos de España, pero el BCE insiste en que el país debe primero solicitar formalmente la ayuda financiera.

Por otra parte, en la ciudad portuguesa de Braga varios cientos de personas, incluidos artistas, se opusieron a los recortes de su gobierno al presupuesto de cultura, protestando bajo una manta que decía "Sin cultura las personas se convierten en perros".