La Comisión Europea (CE) anunció hoy que el lanzamiento de dos satélites europeos para el sistema de navegación europeo Galileo ha sido un éxito, con lo que se da un paso adelante hacia la puesta en marcha del sistema que pretende rivalizar con el GPS estadounidense.

El Ejecutivo europeo calificó de "hito muy importante" el lanzamiento, que se realizó este jueves desde la base de Kourou, en la Guayana francesa, con un lanzador ruso Soyuz, según informó en un comunicado.

"Hemos dado un paso más hacia la finalización del sistema Galileo para los ciudadanos y las empresas de Europa. Hay un largo camino por recorrer para que el sistema completo sea operativo, pero estamos seguros de que va a ser el sistema de navegación por satélite más sofisticado", afirmó el vicepresidente de la CE y responsable de Industria, Antonio Tajani.

Ambos satélites, llamados David y Sif, han pasado a formar parte de una "miniconstelación" junto con otro par de satélites, que orbitan en torno a la Tierra desde octubre de 2011.

Los dos satélites forman parte de la fase de validación operacional del sistema, en la que se evaluará la calidad inicial de Galileo.

La Comisión Europea indicó que, tras la realización de controles "detallados" con estas tecnologías ya en órbita, a finales de 2014 se lanzarán otros 14 satélites, dentro de la puesta en marcha de la base de operaciones iniciales, lo que permitirá a la UE proveer servicios "punteros basados en las últimas infraestructuras europeas".

El objetivo de Bruselas es que Galileo comience a suministrar sus propios servicios en 2015; hasta esa fecha, Galileo ofrecerá servicios a los usuarios en combinación con el sistema norteamericano GPS, su competidor directo.

A partir de los lanzamientos previsto para 2014, Galileo podrá ofrecer "mejores servicios", según la CE, que incluyen desde servicios de navegación más precisos para los coches, una gestión más eficaz del transporte por carretera o mejorar las operaciones de búsqueda y rescate.

También permitirá que se realicen operaciones bancarias más seguras y una provisión más fiable de la electricidad, ya que depende en gran medida de que las tecnologías de navegación por satélite funcionen de manera eficiente, indicó el Ejecutivo europeo.

Entre 2015 y 2018 la constelación y el segmento terreno Galileo se completarán hasta 30 satélites en total.

Galileo pretende dar independencia a Europa frente al ruso Glonass y el estadounidense GPS, con el que podrá funcionar de manera complementaria a partir de acuerdos que se negocian con EEUU.

España es el quinto país con mayor participación en la fase de validación operacional del sistema, próxima al 9 %, y su contribución ronda los 113 millones de euros.

El coste total de esta fase de Galileo alcanza los 2.000 millones de euros.