Un individuo en Utah acusado de apuñalar 111 veces a su abuela dijo a la policía que le cortó a ésta el corazón y el vientre, además de extraerle varios órganos, dijeron fiscales en documentos presentados ante un tribunal.

La policía acudió el 3 de octubre a la casa de Joyce Dexter, de 84 años, en Salt Lake City, tras de que los vecinos escucharan gritos y llamaran al número de emergencias 911.

Los agentes encontraron a Zachary Cole Weston, quien sostenía un cuchillo ensangrentado y estaba de pie arriba del cadáver de la víctima, según los documentos dados a conocer el viernes.

Weston tenía sangre en la ropa y las manos; después dijo a los investigadores que también había cortado la yugular a su abuela, de acuerdo al expediente.

El individuo de 21 años fue acusado de homicidio con agravantes, delito que conlleva la pena capital.

Integrantes de la familia dijeron al periódico Salt Lake Tribune (http://bit.ly/RWt4on) que Weston tiene problemas mentales.

En 2010, Weston fue arrestado por el cargo de dar un empellón a su madre y golpear a un agente de la policía. Entonces se había declarado culpable de uno de dos cargos de agresión.

Como parte de su sentencia, se le había ordenado que se sometiera a una evaluación mental y que completara el tratamiento que le recomendaran.

Sin embargo, el 9 de agosto fue acusado de dos cargos de agresión y de interferir con un agente de la policía durante un arresto por abofetear a un empleado del hospital y golpear a otro en la cara, según el periódico Deseret News (http://bit.ly/RWtj2D).

También fue acusado de agresión por golpear a su padre durante una discusión ocurrida el 27 de septiembre.

El fiscal federal del condado de Salt Lake, Sim Gill, se abstuvo de hacer conjeturas sobre los motivos del apuñalamiento, pero elogió la reacción rápida de la policía.