Dos personas murieron debido al dengue, pese a los esfuerzos de las autoridades hondureñas por controlar la enfermedad.

"En dos años no habían ocurrido fallecimientos por el dengue", dijo en rueda de prensa la ministra de Salud, Roxana Araujo.

Araujo informó que en lo que va del año se registran unos 9.000 casos de dengue clásico en el territorio nacional, mientras que otros 38 corresponden al de la forma más grave de la enfermedad: el hemorrágico.

Las víctimas mortales son una mujer y un hombre. Ambos murieron esta semana en San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de la capital.

La mujer, de 28 años, era oriunda de Santa Bárbara, provincia al oeste de Honduras y fronteriza con Guatemala. El hombre, de 58 años, procedía del balneario de Tela, cercano a San Pedro Sula.

La enfermedad la causa el mosquito Aedes Agypti.

Las autoridades han ordenado a los vecinos de las principales ciudades del país eliminar en sus casas los recipientes que almacenen agua y limpiar las cunetas de las calles.

En el 2010 surgió la peor epidemia de dengue en más de 30 años en Honduras, que dejó 83 muertes y 66.814 casos de clásico y 3.266 de hemorrágico.