El abuelo de un reverenciado personaje budista tibetano murió el sábado después de prenderse fuego para protestar contra el control chino del Tíbet, informó un grupo defensor de los derechos humanos.

Se trata de la más reciente de decenas de inmolaciones de tibetanos desde 2009.

Free Tibet, con sede en Londres, informó que Tamdrin Dorjee, de 52 años, falleció en el lugar de los hechos cerca del Monasterio de Tsoe en la provincia de Gansu, en el noroeste de China.

La organización señaló que el hombre era abuelo del 7mo Gungthang Rinpoche, a quien los budistas tibetanos consideran la reencarnación de un importante personaje religioso.

El cadáver de Dorjee fue llevado a su aldea natal, dijo Free Tibet. Fotografías supuestamente tomadas en lugar muestran a decenas de aldeanos y monjes reunidos alrededor de un cuerpo humeante.

El autoproclamado gobierno tibetano en el exilio confirmó el reporte. Dijo que a la inmolación siguió una fuerte presencia de policía paramilitar en el monasterio y en sus inmediaciones.

Más de 50 tibetanos se han prendido fuego para protestar contra el control de China en la región del Himalaya, y la mayoría de ellos han muerto, según cifras de grupos defensores de los derechos de los habitantes de esa zona.

El gobierno en el exilio ha instado a los tibetanos a no sacrificar sus vidas en manifestaciones de inmolación; mientras tanto, trata de obtener apoyo internacional en su lucha contra la autoridad de China.

Las llamadas telefónicas de la Associated Press a las oficinas del gobierno y la policía de la Prefectura Autónoma Tibetana de Gannan, donde ocurrió la inmolación, no fueron respondidas.

China ha culpado al exiliado líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, de incitar las inmolaciones, lo cual él niega.