Los aficionados de Senegal se tornaron violentos durante la derrota de su equipo en juego de eliminatoria para la Copa Africana de Naciones el sábado, lo que provocó que la policía antimotines escoltara a jugadores y aficionados de Costa de Marfil para salir del estadio.

El partido, que fue suspendido, se volvió violento luego de que el delantero marfileño Didier Drogba anotara su segundo tanto mediante un penalti. Eso colocaba el marcador del partido de vuelta 2-0 y el marcador global 6-2.

Un aficionado entró al campo del estadio Leopold Sedar Senghor antes de que el tiro de Drogba fuera detenido. Después del gol, los aficionados senegaleses empezaron a incendiar objetos en las gradas. La agencia de noticias de Senegal reportó que uno de los árbitros del encuentro fue golpeado por un proyectil.