El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, anunció hoy que un grupo de 386 soldados y policías combatirá el delito de la minería ilegal en el noroeste del país, en una estrategia denominada "Plan Troya para el Nordeste antioqueño".

El ministro presentó este plan en el municipio de Segovia, en el departamento de Antioquia (noroeste), uno de los puntos más afectados por la extracción irregular de recursos naturales con la que se financian las bandas criminales de Los Urabeños y Los Rastrojos y también el grupo guerrillero FARC.

Con esta estrategia también se atacará a la actividad del narcotráfico, que sirve, asimismo, de fuente de ingresos para los grupos armados en los municipios de Segovia, Remedios, Vegachí y Yalí.

La situación en estos pueblos, donde según el ministro hay "presencia de la confrontación entre Los Rastrojos, Los Urabeños y lo que queda de Los Paisas" ha obligado a darle una "respuesta integral".

De los 386 miembros de la seguridad pública destinados para este plan, 7 son oficiales, 47 son mandos ejecutivos y 332, patrulleros.

"La característica de esta operación es que llegan unidades de Policía que ya se han adelantado, y las Fuerzas Militares, el Ejército en particular apoya esa labor policial, apoya esos procedimientos de policía judicial, y más importante aún y el secreto mejor guardado, es el trabajo mancomunado con la Fiscalía", agregó.

El ministro informó que habrá dos fiscales especializados contra las bandas criminales que se encargarán de someter a la Justicia a los capturados por minería ilegal y narcotráfico.

Las primeras labores de este plan han permitido cerrar 6 minas ilegales, capturar a 14 personas y decomisar 3 excavadoras.

El Gobierno colombiano ha intensificado su lucha contra la minería ilegal, tras identificarla como un mecanismo de financiación para los grupos armados ilegales.