Irán está dispuesto a mostrar flexibilidad en las negociaciones para disipar los temores occidentales sobre su programa nuclear, dijo el sábado su ministro de Relaciones Exteriores, mientras aumentan las tensiones entre la República islámica, Israel y Occidente.

Los comentarios de Ramin Mehmanparast, publicados por la agencia noticiosa oficial IRNA, pusieron de relieve las gestiones de Teherán para reanudar las negociaciones con las potencias occidentales, cuyas sanciones han empeorado la economía iraní al mismo tiempo que la Unión Europea pondera un boicot del gas natural de Irán.

"Irán está dispuesto a mostrar flexibilidad para disipar los temores dentro de un marco de trabajo pero dichas medidas deberían ser recíprocas", dijo Mehmanparast. "La otra parte necesita adoptar medidas que reconozcan plenamente el derecho nuclear de Irán y el propósito con fines pacíficos del enriquecimiento de uranio por parte de Irán".

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, junto con Alemania e Irán, intentan reanudar el diálogo suspendido en junio. Esos países quieren que la república islámica cese de enriquecer uranio por encima del 20% porque a ese nivel el material puede ser rápidamente transformado en combustible utilizable en ojivas nucleares.

Irán indicó que está listo para cesar su enriquecimiento a ese nivel si son derogadas las sanciones y es reconocido su derecho a producir uranio enriquecido. Empero, Estados Unidos y sus aliados acusan a Irán de intentar fabricar armas nucleares, lo que Teherán niega.

Con anterioridad, el líder supremo iraní dijo que Irán derrotará a sus adversarios, que según él usan una combinación de sanciones, amenazas militares y operaciones clandestinas para obligar a Teherán a renunciar a su programa nuclear.

El ayatola Alí Jamenei formuló sus declaraciones en medio de una crisis económica acentuada por las sanciones impuestas por Occidente, y tras la advertencia del secretario de Defensa estadounidense Leon Panetta sobre la Guerra cibernética entre Irán y Estados Unidos.

"No despreciaremos al enemigo. El enemigo entra por diversos medios. Un día habla de sanciones. Otro día habla de agresión militar. Y un día habla de una guerra blanda... Debemos permanecer vigilantes", dijo Jamenei en su discurso, según la televisión estatal. "Con todo, deberían estar seguros... de que nuestros enemigos fracasarán en sus conspiraciones y ataques".

Las potencias occidentales siguen una táctica doble con una mezcla de sanciones y diplomacia para obligar a Teherán a cesar su enriquecimiento de uranio, una tecnología que puede ser utilizada para producir ojivas nucleares.