El escritor argelino Boualem Sansal presentó hoy en la Feria del Libro de Fráncfort el proyecto de la Unión de Escritores por la Paz que ideó conjuntamente con el israelí David Grossman y al que se han sumado más de cien intelectuales de todo el mundo.

"Al comienzo, el hecho de que yo fuera argelino y David israelí hizo pensar a muchos que sólo pensábamos en el conflicto de Palestina pero no es el caso", dijo Sansal.

De hecho, si se observa la lista de quienes se han sumado al proyecto se encuentran escritores de muy diversas nacionalidades, como el colombiano Héctor Abad, el español Carlos Castresana-Fernández, el brasileño Milton Hatoum, el chino Liao Yiwu o la ucraniana Oksana Zabuzhko.

El modelo remoto es la reconciliación francoalemana que fue posible después de un exacerbado conflicto que había llevado a tres guerras -conflicto franco-prusiano, Primera y Segunda Guerra Mundial- a lo largo de tres cuartos de siglo.

"Si ese conflicto se superó, otros conflictos pueden también superarse", dijo Sansal.

La idea, según explicó Sansal, surgió a comienzos de este año y las primeras conversaciones fueron en Jerusalén y tras contactar a escritores de diversas partes del mundo se realizó un primer encuentro en esa misma ciudad entre el 12 y el 17 de mayo.

A su regreso a París, donde vive, Sansal escribió un artículo sobre el proyecto que generó muchas reacciones tanto positivas como negativas.

"Universidades, intelectuales e instituciones empezaron a acercarse a nosotros para preguntar cómo podían ayudarnos. Pero también hubo reacciones muy fuertes procedentes del mundo árabe desde donde hasta me acusaron de estar trabajando para Israel y para el Mosad", dijo.

"Como mi imagen en los países árabes está muy deteriorada, con seguridad muchos lo creyeron", agregó.

El proyecto recibió el apoyo del Consejo de Europa que invitó a Sansal y a Grossman a que presentaran la idea en el Foro por la Democracia a comienzos de este mes en Estrasburgo, donde leyeron una declaración sobre las metas de la organización.

En la agenda de Sansal había de antemano un viaje a la Feria de Fráncfort para presentar la edición alemana de su último libro.

"Teniendo en cuenta eso, era natural que decidiéramos también presentar el encuentro en Fráncfort", explicó el escritor.

De hecho, el proyecto está bastante ligado a la Feria. Grossman y Sansal fueron en los dos años anteriores galardonados con el Premio de la Paz de los Libreros Alemanes. Liao Yiwu, el ganador de este año, también se ha sumado al proyecto.

Otros escritores que han ganado el premio, como el húngaro Peter Esterhazy, el francoalemán Alfred Grosser -que también estuvo en la presentación de hoy- o el italiano Claudio Magris que se han unido a la iniciativa.

"Naturalmente hubiéramos podido hacer una convocatoria más amplia e invitar a científicos y profesores pero para nosotros era muy importante resaltar el papel del escritor en la búsqueda de la paz", dijo Sansal.

Así, por ejemplo, pensaron en la importancia de los escritores en la ilustración europea y, también, en un discurso de Victor Hugo -"Vendrá un día" (1879)- pronunciado en momentos en que Europa estaba hundida en "sangre y cenizas" y que en muchos aspectos planteaba la visión de que más tarde sería la Unión Europea.

"En ese momento se trataba de un sueño completamente loco. Mucho de lo que es hoy Europa está ya en ese discurso. Está la idea de la desaparición de las fronteras y también casi la idea de una moneda común", dijo Sansal.

Uno de los puntos es esforzarse por pensar lo que puede ser la paz. Otro, según Alfred Grosser, es señalar los problemas que pueden ser una amenaza para la paz.

"Hay que hablar por ejemplo de las tensiones sociales en Europa que pueden ser una amenaza para la paz interna. He observado que los periódicos alemanes que normalmente leo, el "Frankfurter Allgemeine" y el "Handelsblatt", no hablan normalmente de esas tensiones. Tenemos que lograr que se discuta el problema", añadió Grosser.

El Consejo de Europa le ha proporcionado a la iniciativa una oficina y un pequeño presupuesto, y Sansal espera que una primera asamblea pueda realizarse antes de finales de año.