Un ex soldado israelí detenido durante más de cinco años por islamistas de Hamas en la Franja de Gaza ha dado detalles de su cautiverio, el relato más minucioso contado hasta ahora.

En un próximo documental de la televisión israelí, el ex sargento Gilad Schalit dijo que sus captores de Hamas le trataron bien casi todo el tiempo pero temió que nunca sería liberado. La transcripción apareció el viernes en el diario Yediot Ahronot.

"Intenté ser optimista", dijo Schalit, de 26 años, según la transcripción. "Intenté centrarme en las pocas cosas buenas que tuve allí".

Los islamistas de Hamas capturaron a Schalit en el 2006 en un ataque lanzado desde Gaza y fue retenido en la Franja de Gaza.

Tras varios fracasos israelíes para obtener su libertad, en octubre fue efectuado un canje de prisioneros en el que Hamas liberó al soldado a cambio de 1.000 presos palestinos encarcelados por Israel.

Tras estar oculto desde su captura, Schalit cruzó la frontera con Gaza escoltado por hombres armados de Hamas. Antes de ser entregado a las autoridades israelíes, concedió una breve entrevista a un periodista egipcio, vigilado por varios enmascarados. Las autoridades israelíes dijeron que la entrevista fue "anonadante".

Schalit publicó el mes pasado una carta con motivo del nuevo año judío pero no concedió entrevista alguna hasta el documental.

Dijo que sus captores le dieron de comer bien, jugaron ajedrez y al dominó con él.

"No puede decirse que abusaran de mí", consideró.

Indicó que le dejaron ver noticieros árabes por televisión, aunque luego le dieron una radio y escuchó noticias de Israel.