El presidente de la CONCACAF, Jeffrey Webb, asistió el viernes al estadio de Wembley para presenciar el encuentro de la eliminatoria al Mundial entre Inglaterra y San Marino, luego de enfermar en un vuelo y ser hospitalizado.

El dirigente de 48 años tuvo que cancelar un discurso previsto para el miércoles en la Conferencia Líderes del Fútbol, En Stamford Bridge. Dos días antes, se sintió enfermo durante su vuelo a Londres.

La CONCACAF informó en un comunicado que Webb se sometió a una "detallada evaluación sobre sus problemas de respiración", y se concluyó que su estado de salud es "bueno".

La Asociación del Fútbol inglés invitó a Webb a prolongar su estadía en Londres para asistir a Wembley.

Webb sucedió en mayo a Jack Warner como presidente de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol. Warner renunció en 2011, en medio de investigaciones por presuntos actos de corrupción.