La tasa de desempleo en Estados Unidos bajó a un 7,8% en septiembre, según el Departamento del Trabajo, lo cual representa una disminución notable frente al desempleo de un año atrás, que era de 9%. Sin embargo, se escuchan muchas dudas y críticas.

Incluso algunos han llegado a decir que se han manipulado las cifras con fines políticos.

¿Realmente está mejorando la economía y la generación de empleo en Estados Unidos?

Las estadísticas del Departamento de Trabajo indican que sí hay una clara mejoría porque se crearon 114.000 nuevos puestos de trabajo especialmente en los sectores de salud y transporte.

La tasa de desempleo entre los trabajadores hispanos también se redujo de un 11,3% en septiembre de 2011 a un 9,9% en septiembre de este año.

Otra cifra que muestra la mejoría de la situación de empleo es que el número total de desempleados pasó de 12,5 millones a un poco más de 12 millones entre los meses de agosto y septiembre de este año, lo que significó una caída de 4% en el número de desempleados. En los últimos doce meses el número de desempleados pasó de 13,9 millones a 12,08 millones, una disminución de 13%.

"El cambio en la tasa de desempleo entre agosto y septiembre de este año no es tan importante como la tendencia a largo plazo. La tasa de desempleo hace un buen tiempo que ha estado cayendo y esta es una clara señal de que la economía está mejorando", dijo a AP Rakesh Kochhar, director asociado de investigación del Pew Hispanic Center, una organización de investigación con sede en Washington.

Otra tendencia que sobresale en las estadísticas de empleo es el gran aumento de los trabajadores de tiempo parcial, cuyas empresas redujeron el número de horas o porque simplemente no encontraron trabajo de tiempo completo.

El número de estos trabajadores aumentó de 8 millones en agosto de este año a 8,6 millones en septiembre, lo que representa un incremento de 7,5%. Los trabajadores de tiempo parcial ya representan el 6% de la fuerza laboral en Estados Unidos.

Este aumento en los trabajadores de tiempo parcial puede ser preocupante ya que es un indicador de una reducción en la calidad del empleo de la fuerza laboral.

Es evidente que la economía está mejorando. El problema es que el ritmo es lento.

"Esta es una de las recuperaciones más lentas que se han visto en Estados Unidos si se consideran las últimas recesiones", dice Kochhar.

¿Qué tan lejos estamos de una plena recuperación?

Según Kochhar, la tasa de desempleo tendría que regresar a un nivel de entre 4,5% y 5% para que se considere el nivel de pleno empleo o el punto en el cual la economía produce suficientes empleos y hay un número "saludable" de trabajadores desempleados y disponibles para atender la demanda laboral.

Sin embargo, el problema es que posiblemente la producción total de bienes y servicios (PIB) no está creciendo a la velocidad necesaria para llegar a ese nivel de pleno empleo.

En el segundo trimestre de 2012, el PIB de Estados Unidos creció solo 1,3% frente al primer trimestre, mientras en el primer trimestre el crecimiento había sido de 2%, lo que muestra una clara desaceleración de la economía.