El año pasado, Green Bay fue el equipo temible e invicto durante tres meses, antes de sufrir finalmente una derrota, para terminar la campaña con una foja de 15-1.

Ahora, los Packers pasan predicamentos y se ven en la situación opuesta. Pueden echar a perder un récord invicto en la semana seis, al enfrentar a Houston.

Cuando la NFL programó este partido para el horario nocturno del domingo esperaba que uno de los rivales llegara a estas fechas con una foja perfecta. Pero resulta que ese equipo ha sido sorpresivamente el de los Texans, que marchan con 5-0 por primera vez en su historia.

Una sorpresa mayor es que Green Bay tenga una foja de 2-3 y no pueda encontrar el ataque dominante que le permitió una racha invicta el año pasado. La cadena NBC, que transmitirá el encuentro, no se esperaba eso, mucho menos los Packers.

"Estar 2-3 no es lo que esperábamos, pero finalmente tenemos una semana normal con algún tiempo de descanso", dijo el linebacker de Green Bay, Clay Matthews. "Sé que Houston viene de jugar el partido del lunes por la noche, así que su descanso será más corto".

Los Texans han sido el equipo más equilibrado de la liga. Su defensiva, aún sin el linebacker estelar Brian Cushing (en la lista de los lesionados por una ruptura de un ligamento de la rodilla izquierda), puede dar problemas a Green Bay. J.J. Watt no sólo es un poderoso y rápido jugador, que ha acumulado siete capturas y media de quarterback, sino que se destaca también en el bloqueo de pases.

Se le ha comparado con un pívot de basquetbol por su manera de desviar los balones.

"Uno no puede lograr una captura en cada jugada, ni siquiera en la mayoría", dijo Watt. "Así, hay que encontrar formas de hacer otras cosas para ayudar. Eso es algo que puedo hacer".

El otro duelo llamativo es la revancha de la final de la Conferencia Nacional que se disputó en enero. En aquel encuentro, los Giants sobrevivieron a una prórroga, lo que les dio el boleto para el Super Bowl, donde vencieron a Nueva Inglaterra.

Los 49ers de San Francisco han mejorado su ataque y lucen también formidables a la defensiva, mientras que Nueva York no ha encontrado la ofensiva de pase que lo catapultó al título de la NFL.

Este partido podría resolverse mediante el ataque por tierra, donde San Francisco es primero en yardas ganadas. Frank Gore y Kendall Hunter promedian 5,4 yardas cada uno por acarreo y el quarterback sustituto Colin Kaepernick contribuye en la ofensiva "wildcat".

Ahmad Bradshaw, de Nueva York, corrió para 200 yardas el domingo pasado para mejorar las estadísticas de la ofensiva terrestre de los Giants. Pero la defensiva de San Francisco no es la de Cleveland.

También el domingo, Atlanta tratará de conservar el invicto al recibir a Oakland.

En otros encuentros dominicales, Dallas visita a Baltimore, Denver a San Diego, Nueva Inglaterra a Seattle, Minnesota en Washington, Detroit a Filadelfia, Búfalo a Arizona, San Luis a Miami, Cincinnati a Cleveland, Indianápolis a los Jets de Nueva York y Kansas City a Tampa Bay.

El lunes por la noche, Denver visita a San Diego.

La semana seis comenzó el jueves por la noche, cuando los Titans de Tenesí vencieron 26-23 a los Steelers de Pittsburgh.

Esta semana descansan Carolina, Chicago, Jacksonville y Nueva Orleáns.