Un nuevo organismo de protección de los salvadoreños que viven en el exterior comenzó hoy su funcionamiento con miras a ejecutar políticas encaminadas al desarrollo y la defensa de esos emigrantes y sus familias.

El Consejo Nacional para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia (Conmigrantes) celebró su primera sesión en la Cancillería, integrado por representantes del Gobierno, organizaciones sociales, universidades, micro y pequeña empresa, y asociaciones de salvadoreños en el exterior.

La Cancillería dijo en un comunicado que el nuevo organismo "se encargará de la elaboración y verificación del 'Plan estratégico para la protección y desarrollo de la persona migrante y su familia', así como de las demás políticas integrales de migración, desarrollo y protección de la persona migrante y sus parientes".

"Finalmente tenemos una institución en la cual nuestros compatriotas en el exterior pueden participar en la construcción de políticas públicas orientadas a la migración y desarrollo", aseveró el canciller Hugo Martínez al instalar el Consejo.

Subrayó que "este paso es, en definitiva, una nueva forma de ver a los salvadoreños en el exterior".

"Atrás quedan los paradigmas de ver a nuestros a compatriotas únicamente como fuerza laboral. Es hora de que la voz de ellos también se escuche y de que incidan de manera directa en las decisiones sobre los temas que más les aquejan", agregó.

El vicecanciller para Salvadoreños en el Exterior, Juan José García, explicó que el Consejo cumplirá "tareas como la defensa y promoción de los derechos humanos de los migrantes y sus familiares, (y) de respaldo en los procesos de repatriación de compatriotas".

También trabajará "en la promoción de los vínculos de la diáspora con el desarrollo del país y, particularmente, de sus comunidades de origen", agregó García.

La parte gubernamental del Conmigrantes la conforman representantes de la Cancillería y de otros ministerios, la asociación de alcaldías, la Procuraduría General de la República y del Registro Nacional de Personas Naturales.

Según cálculos oficiales, en el exterior residen 2,9 millones de salvadoreños, de los cuales 2,5 viven en los Estados Unidos.

Las remesas enviadas por los emigrantes salvadoreños a sus familias representan alrededor del 16 por ciento del producto interior bruto del país y alcanzaron 2.590,7 millones de dólares en los primeros ocho meses de este año, según el Banco Central de Reserva.