El capitán Wayne Rooney anotó dos veces para que Inglaterra perforara el resistente muro defensivo que construyó San Marino y terminara vapuleándolo el viernes 5-0, con una andanada de goles en las postrimerías del encuentro correspondiente a la eliminatoria para el Mundial de Brasil 2014.

Frente a una selección que comparte el peor lugar en la clasificación de la FIFA, los ingleses sufrieron algunas frustraciones.

Al elevar a 31 su número de tantos con Inglaterra, Rooney se colocó como el quinto mejor goleador de la selección en la historia, por encima de Tom Finney, Nat Lofthouse y Alan Shearer.