En su regreso la selección de Estados Unidos, Eddie Johnson anotó dos goles, el segundo en tiempo de reposición, para que los visitantes vencieran el viernes 2-1 a Antigua y Barbuda, con lo que dieron un paso importante hacia la clasificación al hexagonal que definirá los boletos para el Mundial.

Si Estados Unidos vence a Guatemala el martes por la noche, en Kansas City, avanzará al hexagonal definitivo de la CONCACAF rumbo al Mundial de Brasil de 2014. Los estadounidenses tienen 10 puntos, mientras que Guatemala y Jamaica, que se enfrentaban en la jornada, suman siete cada uno.

Johnson anotó mediante remates de cabeza a los 20 minutos y en el último suspiro de su primer partido en dos años con la selección norteamericana. Fue incorporado al plantel por el técnico Jurgen Klinsmann, para sustituir al decepcionante Jozy Altidore, y la decisión funcionó.

"Es bueno estar de vuelta", dijo Johnson. "Para este partido el entrenador mostró una tonelada de confianza en mí, al ponerme en el ataque por un costado. Tenemos a un técnico de clase mundial, que jugó al más alto nivel. Él conoce este deporte".

Johnson estuvo en la plantilla de la selección para el Mundial de 2006, bajo las órdenes del técnico Bruce Arena, pero cumplió su primera aparición con el equipo nacional desde mayo de 2010, cuando enfrentó a República Checa. Sus últimos goles con la selección fueron en 2008, en una paliza por 8-0 sobre Barbados.

Antes del segundo gol, los estadounidenses sufrieron, particularmente con el viento en contra en la húmeda cancha de crícket del Sir Vivian Richards Stadium.

Peter Byers anotó el tanto del empate transitorio por Antigua.