Un nuevo análisis forense practicado al cadáver de José Tohá, ministro de Interior del derrocado presidente chileno Salvador Allende (1970-1973), reveló hoy que pudo ser "estrangulado" o que sufrió "ahorcamiento homicida".

Fuentes judiciales señalaron que este análisis fue realizado por la Universidad de Concepción y entregado al ministro en visita (juez especial) Jorge Zepeda a cargo de la investigación.

El informe, el tercero de este tipo, está firmado por la experta en biomecánica Ana María Urra y la antropóloga Ingrid Rodríguez.

"Se pude concluir que hay fractura de cartílago tiroide y cricoides. Con dos posibles causas de muerte: estrangulación o ahorcamiento homicida", precisa el texto.

Tohá, ministro de Defensa e Interior del presidente Allende, murió el 15 de marzo de 1974, en la habitación 303 del Hospital Militar de Santiago, seis meses después del golpe militar perpetrado por Augusto Pinochet.

Ese día fue encontrado en un armario, ahorcado con su cinturón, pese a que medía 1,92 metros.

El ministro de Allende había sido trasladado hasta ese recinto a causa de su estado de debilidad a raíz de las torturas sufridas en prisión y en la inhóspita Isla Dawson, en el extremo sur del país, donde la dictadura militar (1973-1990) confinó a altos cargos del Gobierno de Allende.

En noviembre del 2010, la justicia ordenó la exhumación de su cadáver tras conocerse un estudio forense que establecía que Tohá murió de "asfixia por estrangulamiento manual de naturaleza homicida" y no por suicidio por ahorcamiento como aseguraba la versión oficial durante la dictadura.

Un mes después, los restos de Tohá, padre de Carolina Tohá - quien fue ministra portavoz en el Gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010), fueron exhumados para aclarar si su muerte se debió a un suicidio o a un estrangulamiento.

El análisis se llevó a cabo en el Cementerio General de Santiago con la presencia del juez encargado del caso, Jorge Cepeda; del abogado de la familia Tohá, Nelson Caucoto, y de la viuda del exministro, Victoria Morales. En el se indicaba la posibilidad de que Tohá pudo haber sido estrangulado.

En mayo del año pasado, se conoció un segundo peritaje del Departamento de Anatomía patológica del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, en el que se señaló que aún no se podía determinar si su muerte se trató de un homicidio o de un suicidio.

Desde principios del 2001, la viuda, la hija del exministro y el hermano de la víctima, Jaime Tohá, son querellantes en esta causa, mientras que el Ministerio del Interior, a través de su programa de derechos humanos, también se hizo parte en este proceso.