El mayor vendedor de boletos falsos para los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fue sentenciado a cuatro años de prisión, informó el viernes la policía británica.

Christakis Ioannou creó páginas de internet diseñadas para parecerse a los portales oficiales y recibió más de 646.500 dólares por boletos inexistentes de personas en 35 países.

Atletas olímpicos de Francia y Grecia fueron algunas de sus víctimas.

El jefe de detectives Nick Downing dijo que más de 400 personas se perdieron los juegos y "simplemente fueron estafadas". Una vez que las víctimas pagaron por sus boletos a precios exageradamente altos, nunca más tuvieron noticias sobre la empresa.

Ioannou fue arrestado a su regreso a Londres en el Aeropuerto Gatwick proveniente de Portugal y fue sentenciado en la corte de Kingston en el sur de Londres después de que se declaró culpable de fraude el mes pasado.