El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo hoy que la ayuda de España a su país "está en diferentes lugares y en diferentes momentos" y agradeció toda la colaboración española recibida en diversos campos.

"Toda la solidaridad de España para nosotros es inolvidable y siempre lo agradeceremos", subrayó Lobo en su mensaje con ocasión de la conmemoración del Día Nacional de España y de la Hispanidad, que se celebró en un hotel de la capital hondureña con representantes de diversos sectores sociales.

La ceremonia fue presidida por el embajador de España en Tegucigalpa, Luis Belzuz de los Ríos, quien hizo una reseña de diversos proyectos de cooperación que su país ejecuta en Honduras.

Lobo confirmó su asistencia a la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Cádiz el 16 y 17 de noviembre, en la que indicó que se tratarán temas comunes para los países de la comunidad iberoamericana.

El gobernante dijo que lo que más admira de España es que "aún con sus dificultades (económicas) siempre dice presente" en lo que respecta a su cooperación con países como Honduras.

Agregó que Honduras recibe de España unos 100 millones de dólares anuales y asistencia en campos como el de la seguridad, cultura, educación y medio ambiente, entre otros.

Para noviembre próximo, según anunció Lobo, está previsto la puesta en funcionamiento de un radar para el Proyecto de Medición Ambiental y Protección Civil donado por España.

El presidente también agradeció el aporte que hacen en varias comunidades de su país unos 200 jóvenes españoles y unas 300 organizaciones no gubernamentales, más la contribución cultural con la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes de las Letras Hondureñas y Centroamericanas que fue inaugurada este año en Tegucigalpa.

El embajador Belzuz de los Ríos señaló que el acervo histórico entre Honduras y España constituye la base inmutable del calado de las relaciones entre los países, "tal como lo atestigua el viaje a Honduras de su alteza real el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, el pasado 11 de enero".

Añadió que la presencia del príncipe ha constituido tanto el colofón del compromiso español con el proceso de reconciliación nacional y normalización internacional de Honduras, que España impulsó desde la cumbre entre la Unión Europea y Centroamérica de 2010 en Madrid, como el punto de partida en la proyección futura de las relaciones bilaterales.

En materia comercial, el diplomático expresó que "las empresas españolas constituyen una garantía cierta de superación de la crisis económica actual, de la que España saldrá con una estructura económica productiva aún más moderna y productiva".

El embajador también saludó a los 30.000 hondureños que viven en España "desarrollando su vida y su trabajo con normalidad y aportando mucho a la sociedad española".

Además, recordó que casi 2.000 hondureños "han accedido a la nacionalidad española gracias a la Ley de Memoria Histórica, sin haber tenido que renunciar por ello a su nacionalidad hondureña".