La conveniencia de alcanzar el equilibrio entre libertad de prensa y el derecho a la intimidad y de priorizar el interés público por encima de la lucha por la audiencia fueron debatidas hoy en la apertura de las conferencias preliminares de la 68 Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

La cita, que se celebra en Sao Paulo hasta el próximo día 16, arrancó con un seminario que analizó el eterno debate entre la libertad informativa y sus límites con especial atención al derecho a la intimidad, honor e imagen pública.

Ellyn Angelotti, experta en tendencias digitales y medios de comunicación social del Poynter Institute, centro de formación de periodismo de Florida (EE.UU.), habló de cuestiones vitales en el periodismo, como valorar el interés público de una noticia y su contribución al servicio de la ciudadanía por encima de las demandas de la audiencia que, en ocasiones pueden llevar a caer en el sensacionalismo.

Asimismo, la profesora destacó que los avances tecnológicos han modificado el panorama y permiten que el propio consumidor sea quien capte y difunda la imagen o la noticia.

En ese nuevo contexto surge el riesgo de que la batalla por la rapidez y la competencia ponga en peligro el trabajo de comprobación de la veracidad del material, la seguridad de que no haya sido manipulado o la fidelidad de los hechos que relata, y aseguró que "la verdad" es la herramienta más valiosa del oficio periodístico.

En el debate también estuvo presente el director de la edición brasileña de la revista del corazón "Caras", Edgardo Martolio, quien llenó su intervención de ejemplos curiosos a partir de su experiencia en la crónica social de celebridades.

En el ámbito del respeto a la intimidad y la libertad de prensa, Martolio abogó por tratar cada caso de forma individual y utilizó una metáfora para ilustrar su afirmación en la que dijo que "con la misma arcilla" se puede fabricar una piedra con la que matar o una "escultura" que ocupe una sala en el Louvre.

Martolio dijo que no defiende la invasión de la intimidad a cualquier precio, pero sí añadió que el universo de la información sobre personajes famosos está lleno de "traiciones" y aseguró que, como en el póquer, todos se sientan a la mesa "sabiendo que un poco de mentira forma parte del juego".

En el debate, que estuvo moderado por Patricia Kogut del diario O Globo, también participaron la actriz brasileña Regina Duarte, conocida intérprete para el público brasileño por su participación en telenovelas como la exitosa "Roque Santeiro", y la abogada Taís Gasparian.

En los próximos días, académicos iberoamericanos y responsables de destacados medios del continente discutirán también los retos a los que se enfrentan los medios en tiempos de crisis y los nuevos modelos de financiación cuando los ingresos por publicidad son débiles y fragmentados.

El futuro del periodismo será analizado el domingo en un panel de expertos en el que participarán representantes de grandes medios brasileños y el presidente de la Agencia Efe, José Antonio Vera.