El Gobierno de Haití destacó hoy los resultados obtenidos con sus políticas de prevención ante desastres, planes que se han intensificado en el país tras el devastador terremoto de 2010, que dejó 300.000 muertos y 1,5 millones de damnificados.

"Prueba de ello es el balance que arrojó el paso de la violenta tormenta tropical 'Isaac' (en agosto), que si bien dejó 24 muertos, logró demostrar la efectividad de la nueva estructura de evacuación y protección de la población puesta en marcha", dijo la Presidencia en un comunicado emitido con motivo de la Jornada Internacional 2012 para la prevención de catástrofes.

Al paso de la tormenta "Isaac" fueron evacuadas 15.812 personas a 92 albergues provisionales, se utilizó el 95 % de los víveres y materiales del Centro de Operaciones de Urgencia Nacional, se dio ayuda alimentaria al 48 % de los afectados, ayuda no alimentaria al 68 % "y, todo ello, sin que se registrara un incremento de la epidemia de cólera" que sufre el país, dijo la fuente.

Además, las infraestructuras de agua y saneamiento no sufrieron daños importantes, ningún hospital resultó afectado gravemente y los daños en las construcciones permanentes y semipermanentes fueron menores.

Haití espera en la actualidad la ayuda de Naciones Unidas para obtener fondos de los países donantes para invertir en prevención.

El gobierno indicó también que prepara un ejercicio de simulacro de alerta por tsunami que se desarrollará el 15 de noviembre de 2012 con el apoyo de la UNESCO.