El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy extender por un año el mandato de la misión de Naciones Unidas en Haití (Minustah) con una nueva reducción de uniformados militares y policiales.

Los quince miembros del máximo órgano de seguridad acordaron por unanimidad ampliar el mandato de la misión hasta el 15 de octubre de 2013 para seguir ayudando a restaurar la seguridad, reforzar las instituciones y promover la protección de los derechos humanos.

El Consejo acordó reducir en un millar de miembros su componente militar, que pasará de 7.340 soldados a 6.270, mientras que los agentes de policía pasarán de 3.241 a 2.601, a medida que se traspasa la responsabilidad de la seguridad a la policía haitiana.

En junio de 2010, después del devastador terremoto que sufrió el país caribeño en enero de ese año, Naciones Unidas autorizó el envío de un contingente de hasta 8.940 militares y un máximo de 4.391 policías.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recomendó en un reciente informe que a partir de julio de 2013 la misión concentre su presencia militar en cinco "puntos calientes" del país, en Puerto Príncipe, Léogâne, Gonaïves, Cap-Haïtien y Ouanaminthe.

Los quince miembros del Consejo ya respaldaron la semana pasada el informe del secretario general sobre la marcha de la misión y mostraron entonces su intención de extender por un año más su mandato, que vence el próximo 15 de octubre.

En el último año la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití ha sufrido escándalos de abusos sexuales y malos tratos por parte de algunos contingentes militares extranjeros que han minado su credibilidad entre la población haitiana.

A finales de septiembre la Justicia uruguaya envió a prisión a los cuatro marinos de su país miembros de la Minustah acusados de abusar de un menor en el país caribeño en 2011 para que sean procesados por el delito de "violencia privada".

La Minustah fue establecida por el Consejo de Seguridad en 2004 después de que el entonces presidente, Bertrand Aristide, partiera al exilio, en el periodo posterior al conflicto armado que se extendió a varias ciudades del país.

Desde entonces trabaja para establecer un entorno seguro y estable para desarrollar un proceso político, fortalecer las instituciones, apoyar la constitución de un estado de derecho, y promover y proteger los derechos humanos.