El Consejo de Seguridad de la ONU se dispone a votar hoy una resolución que apoya una intervención militar en Mali para ayudar a las autoridades a recuperar el control del norte del país, en manos de islamistas radicales.

"La votación está prevista para las 15.00 horas locales (19.00 GMT)", confirmó hoy a Efe un diplomático occidental, que precisó que a esta hora siguen las negociaciones sobre el texto final de la resolución, impulsada por Francia.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y Mali alcanzaron el pasado 23 de septiembre un acuerdo para el despliegue de tropas de África Occidental en el norte de Mali que necesita el visto bueno del Consejo de Seguridad del ONU.

Según un borrador del proyecto de resolución, al que tuvo acceso Efe, los quince miembros del máximo órgano de seguridad de la ONU proponen dar 45 días de plazo al secretario general, Ban Ki-moon, para prestar la ayuda solicitada por el país africano.

El presidente de Francia, François Hollande, confió este jueves en que el Consejo de Seguridad pueda aprobar "en los próximos días" una resolución para una intervención africana en Mali pero aclaró que no incluiría el envío de tropas francesas.

Precisamente hoy miles de personas encabezadas por el Frente para la salvaguarda de la Democracia y la República (FDR), marcharon por la capital de Mali para pedir apoyo militar internacional para liberar el norte del país.

El FDR, la principal plataforma contraria al golpe que derrocó en marzo al entonces presidente, Amadou Toumani Toure, ha mostrado su total apoyo al Ejecutivo para la "reinstauración de la integridad territorial y poner fin al calvario que sufre la población".

A finales de septiembre las autoridades de Mali pidieron oficialmente al Consejo de Seguridad que autorice el despliegue en el país de una fuerza militar de la CEDEAO para apoyarlas en su intento de recuperar el control del norte de su territorio.

Los grupos islamistas Ansar al Dine, el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO) y Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) tienen desde hace meses el control total de todo el norte de Mali, las dos terceras partes del territorio nacional.

La grave crisis de Mali comenzó en marzo con el golpe de Estado militar, que aprovecharon semanas después los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawed (MNLA) para proclamar la independencia de esa región del norte del país.