El candidato presidencial republicano Mitt Romney redobló sus ataques contra la política exterior de la Casa Blanca, al acusar el viernes al vicepresidente Joe Biden de "nuevamente no aceptar que se equivocaron" sobre la seguridad de un consulado en Libia que fue invadido por terroristas que mataron al embajador estadounidense y otros tres norteamericanos.

"El vicepresidente contradijo directamente el testimonio jurado de funcionarios del departamento de estado", dijo Romney, deseoso de azuzar una controversia que ha aflorado periódicamente desde el ataque del 11 de septiembre en Bengasi. "Los ciudadanos estadounidenses tienen el derecho a saber lo que sucede. Y nosotros vamos a descubrirlo".

El presidente Barack Obama no tenía comparecencias de campaña en el día, lo que dejó al secretario de prensa de la Casa Blanca Jay Carney la tarea de defender la aseveración de Biden en el debate de campaña el jueves de que "no se nos informó" de un pedido oficial de más seguridad en el consulado.

El portavoz rechazó las acusaciones de Romney de una contradicción. Biden "estaba hablando directamente sobre él y el presidente. Se refería a la Casa Blanca", dijo Carney.

Con su acusación, Romney trató de nuevo de colocar el tema de la política exterior en primera plana de una campaña dominada por más de un año por la economía, cuya recuperación de la peor recesión en más de medio siglo ha sido sumamente lenta.

El retador republicano hizo campaña en un par de estados indecisos el viernes, primero en Virginia, que tiene 13 votos electorales, y después en Ohio, que cuenta con 18 y donde se le sumó su compañero de fórmula Paul Ryan. Son necesarios 270 votos del Colegio Electoral para ganar la Casa Blanca.

Biden estuvo en Wisconsin, el estado base de Ryan, y donde Obama lleva una estrecha ventaja en los sondeos pese a una débil actuación en el debate de la semana pasada que alimentó una recuperación republicana a nivel nacional y causó nerviosismo en las filas demócratas.

Más de una semana después, funcionarios de ambos partidos describen una contienda que en gran medida ha regresado a una situación competitiva, luego que las convenciones nacionales partidistas y la divulgación de un video en el que Romney habló despectivamente de casi la mitad del país diesen al presidente considerables ganancias en las encuestas.

Ahora, los mismos sondeos muestran una contienda sumamente reñida a nivel nacional y en la mayoría de los estados más competidos, aunque el presidente tiene una pequeña ventaja en sondeos públicos y privados en Ohio y Wisconsin.

Aún tratando de revertir el alza de Romney en las encuestas, la campaña de Obama lanzó dos nuevos anuncios en varios de los estados clave. Uno muestra al candidato republicano en una entrevista en el programa "60 minutes" en la que se le pregunta si es justo que él haya pagado un impuesto federal de 14% el año pasado sobre ingresos de 20 millones de dólares, mientras que un asalariado que recibió 50.000 pagó una tasa más alta.

"Pienso que ésa es la forma apropiada de estimular el crecimiento económico", respondió Romney, y el narrador añade. "Menores impuestos para él que para nosotros. ¿Es ésa la manera de hacer crecer a Estados Unidos?".

___

Espo reportó desde Washington. Los redactores de la Associated Press John Flesher en Hudsonville, Michigan; Michael Blood in Los Angeles y Matthew Daly en LaCrosse, Wisconsin contribuyeron a este artículo.

___

Interactivo sobre las elecciones en EEUU: http://hosted.ap.org/interactives/2012/elecciones-EU/

___

Interactivo sobre la importancia del voto latino: http://hosted.ap.org/interactives/2012/voto-latino/