Las autoridades federales investigan denuncias formuladas por el Southern Poverty Law Center, de que las escuelas públicas del distrito Jefferson discriminan contra los estudiantes hispanos, informó el propio centro.

En una carta fechada el 27 de septiembre, la división de derechos civiles del Departamento de Justicia y la oficina de derechos civiles del Departamento de Educación dijeron que no habían llegado a ninguna conclusión sobre las denuncias del centro, de que el sistema escolar violó las leyes antidiscriminatorias federales.

"Los estados y los distritos no pueden aplicar reglas diferentes, ni aplicar las mismas reglas de manera diferente, a los niños en base a la raza real o supuesta de los padres, color, origen nacional, ciudadanía, situación inmigratoria ni otro factor no permisible", escribió la agencia.

El centro presentó una denuncia en agosto, en nombre de 16 estudiantes hispanos y sus familias. Acusa al distrito de crear un ambiente hostil para los estudiantes hispanos al permitir que los empleados los hostiguen con respecto a su situación inmigratoria.

En su denuncia, el centro acusó al distrito escolar de no suministrar servicios de traducción adecuados a los estudiantes hispanos y sus padres. La denuncia también sostiene que el distrito requiere que los estudiantes suministren pruebas de su ciudadanía o de su situación inmigratoria como requisito para su inscripción y graduación.

El sistema escolar dijo que el distrito ha tenido como prioridad atender a los que aprenden el idioma inglés.

"Nuestros datos confirman progresos académicos entre estudiantes de tercer a octavo grado a lo largo de un período de cuatro años", destacó el sistema escolar en una declaración en agosto después que se presentó la denuncia.

Los estudiantes hispanos representan el 17% de la población estudiantil del distrito.

Jennifer Coco, una abogada del centro, afirmó que la investigación "es un paso significativo hacia la protección de los derechos de estos estudiantes".

"El sistema de escuelas del distrito Jefferson debe reconocer que esos estudiantes hispanos tienen los mismos derechos que sus pares de habla inglesa", afirmó en una declaración.