Los cuatro jugadores sancionados por la liga a raíz del caso de recompensas interpusieron apelaciones al fallo. Gente cercana con el asunto dijo que los jugadores al comisionado Roger Goodell que se recuse como árbitro en caso ya que no consideran que pueda ser imparcial.

Una de las fuentes cercanas también dijo que el linebacker de Nueva Orleáns Jonathan Vilma espera jugar en Tampa Bay el 21 de octubre mientras que su apelación está pendiente. Las personas hablaron con The Associated Press el viernes bajo condición de guardar el anonimato debido a que las apelaciones fueron interpuestas como documentos privados con la liga.

El portavoz de la NFL Greg Aiello confirmó el viernes que los cuatro jugadores habían interpuesto apelaciones, pero dijeron que la liga no haría comentarios sobre dichos documentos.

Esto marca la segunda ronda de apelaciones por parte de los jugadores.