Las próximas 36 ó 48 horas serán determinantes para la evolución de la joven paquistaní de 14 años tiroteada por los talibanes a raíz de su defensa de la educación femenina, afirmó hoy en rueda de prensa un mando militar.

Citado por medios locales, el jefe del departamento de relaciones públicas del Ejército paquistaní (ISPR), Asim Bajwa, aseguró que el estado de la joven Malala Yusufzai ha mejorado, y que la chica ha sido trasladada a un hospital de Rawalpindi, cerca de Islamabad.

Yusufzai, añadió, todavía recibe asistencia mecánica, y los doctores debaten en este momento la conveniencia de enviarla al extranjero con vistas a que pueda recuperarse de sus heridas con más garantías.

La joven defensora de los derechos de las niñas en Pakistán está estable dentro de la gravedad, después de que en la madrugada del miércoles le fuera extraída una bala que se le había alojado en el cuello, cerca de la médula espinal.

Malala, que se convirtió en una celebridad por su oposición al terror talibán en su región natal de Swat, en el norte del país, fue tiroteada por los insurgentes el pasado martes cuando se dirigía en un transporte escolar hacia su casa.

Según afirmó hoy el ministro de Interior, Rehman Malik, su departamento ha identificado a dos hombres como autores de los disparos y ha dado la orden de que Malala reciba una protección de seguridad permanente.

La joven adquirió relevancia internacional hace tres años, cuando se conoció su identidad después de explicar durante meses mediante un blog las atrocidades del régimen de los talibanes paquistaníes, quienes prohibieron la educación de las niñas.

Aquella osadía y la de su familia, que la animó a seguir yendo a la escuela, le valió duras amenazas de los integristas, quienes ayer reivindicaron el ataque y dijeron en un comunicado que matar a Malala era una "obligación bajo la 'sharía'" ley islámica.