Bulgaria salvó un punto en casa frente a Dinamarca en un partido en el que jugó algo más de una hora con un hombre menos, pero supo obtener un resultado que la mantiene invicta con cinco puntos en tres partidos.

Para Dinamarca, el punto sabe a derrota, por la superioridad desperdiciada y por la pobrísima imagen ofrecida en un partido muy discreto del equipo de Morten Olsen, que llega presionado a su visita a Italia, dentro de cuatro días.

La selección búlgara arrancó mucho mejor el partido, con un plan muy claro. Cerrarse bien atrás y salir a todo tren al contraataque a la mínima oportunidad, abriendo el campo por las bandas. Así llegaron varios acercamientos peligrosos que achicaron a Dinamarca.

En un error defensivo danés -Kjær se durmió y Andersen salió a por uvas-, Rangelov adelantó a su equipo de un cabezazo a centro preciso de Bandalovski.

El equipo de Luboslav Penev tenía el partido donde quería, frente a un rival sin ideas. Ni Eriksen ni Krohn-Dehli, los cerebros de Dinamarca, parecían inspirados. Demasiados errores, demasiada lentitud.

Pero en el minuto 26 llegó una jugada que cambió el partido. Una fuerte entrada a destiempo de Bandalovski sobre Wass acabó con tarjeta roja para el jugador búlgaro. Un castigo excesivo para una entrada dura, pero sin mala intención y en un partido limpio.

Penev sacrificó a un medio por un defensa. Olsen metió a un delantero por un mediocentro.

En su primer, y único, tiro a puerta en la primera parte, Dinamarca marcó. Un centro con guante de seda con la zurda de Krohn-Dehli al borde del área que Bendtner, que regresaba tras un partido de sanción, introdujo en la red con un cabezazo inapelable.

Si la primera parte fue pobre, más aún lo fue la segunda, sobre todo del lado danés.

Dinamarca exhibió una apatía y una lentitud exasperantes. Tuvo la pelota, pero no supo qué hacer con ella. Solo algún apunte aislado de Krohn-Dehli, el más lúcido en ataque, dio lugar a un par de ocasiones claras. Las dos de Eriksen.

Un tiro lejano que tocó en el larguero y otro disparo del centrocampista del Ajax que Mihaylov salvó en una gran parada.

Demasiado poco para los daneses frente a un rival que también tuvo su opción en un disparo de Tonev desviado a córner por Andersen.

Al final, el empate castigó la racanería de Dinamarca, que perdió una oportunidad de compensar el empate a ceros logrado en Copenhague contra la República Checa.

HASH(0x94322a0)

Ficha técnica:

1 - Bulgaria: Mihaylov; Bandalovski, Bodurov, Ivanov, Minev; Gadjev, Iliev (I, Milanov, m. 36); G. Milanov, Manolev, Popov (Bozhinov, m. 84); Rangelov (Tonev, m. 61).

1 - Dinamarca: Andersen; Jacobsen, Kjær, Agger, Wass (Mtliga, m. 54); Kvist, Kristensen (Cornelius, m. 36); Rommedahl, Eriksen (Jakob Poulsen, m. 90), Krohn-Dehli; Bendtner.

Goles: 1-0, min. 7, Rangelov; 1-1, m. 40, Bendtner.

Árbitro: Tony Chapron (Francia). Sacó tarjeta amarilla, por Dinamarca, a Mtiliga (m. 69) y Cornelius (m. 84). Expulsó al búlgaro Bandalosvki (m. 26) por roja directa.

Incidencias: Partido del grupo B de la zona europea de clasificación para Brasil 2014 disputado en el estadio Vasil Levski de Sofía.