Simone Campbell, la monja que encabeza los ataques católicos contra los drásticos recortes sociales del plan presupuestario republicano, criticó en una entrevista con Efe al aspirante a la Casa Blanca Mitt Romney por vivir "alejado de la realidad".

"El gobernador Romney no entiende, no conoce la realidad de nuestro país. Vive en un lugar con muros y puertas cerradas con los ricos", explicó Campbell en una entrevista en la sede de NETWORK, el lobby católico por la justicia social que dirige en Washington, rodeada de carteles de activistas sociales y en apoyo de los más desfavorecidos.

Romney ha sido objeto de las dianas de demócratas y activistas sociales por provenir de una adinerada familia y contar él mismo con una fortuna estimada de 250 millones de dólares, mientras defiende recortes de impuestos para las rentas más altas.

Campbell se lanzó en junio pasado en una gira bautizada como "Monjas en el Autobús" (Nuns on the bus) por nueve estados de EEUU para advertir sobre los efectos que causaría el plan republicano propuesto por el "número dos" de Romney, Paul Ryan, que participará hoy en un debate televisado con el actual vicepresidente, Joe Biden.

"Este plan va a cortar la ayuda para proteger a los pobres, va a eliminar estas redes" de apoyo social, agregó Campbell, que tras la gira se convirtió en una especie de estrella mediática y fue invitada a participar en la Convención Nacional Demócrata del pasado mes en Carolina del Norte.

La monja católica recordó que la preocupación por el plan de Ryan, que plantea una reducción del déficit de EEUU del actual 7,8% del PIB al 3% para 2015 a través de la supresión de gran parte de las ayudas federales para programas sociales, es compartida también por la Conferencia de Obispos Católicos estadounidense.

"Los obispos han dicho que este presupuesto es inmoral, que va contra los valores morales. Estamos con los obispos. (...) Jesús siempre estaba al lado de los pobres", afirmó Campbell en un español entrecortado que aprendió durante sus años de misionera en México.

Durante el tour, en el que se recorrieron más de 4.000 kilómetros y que finalizó ante el Congreso en la capital estadounidense, la monja se mostró abrumada por la recepción de la gente.

"El éxito fue una sorpresa para nosotros. Comenzamos el tour para educar a la gente sobre el presupuesto de Ryan, pero realmente recibimos nosotras la educación de la gente", agregó la monja y abogada, algo sorprendida por la atención mediática que ha despertado.

Además, destacó que "en cada lugar, en cada estado había gente diversa: republicanos, principalmente demócratas, pero también católicos, judíos, metodistas, todos los que querían algo diferente".

Campbell explicó también que recibió la llamada del presidente estadounidense, Barack Obama, tras su intervención en la Convención Nacional Demócrata.

"Quería agradecerme mi trabajo con "Nuns on the Bus", él sabe que estar al lado de los pobres es lo más importante para nosotros", dijo la monja católica, que además de en México ha trabajado también en misiones en Filipinas y Taiwán.

Por lo demás, Campbell se mostró decepcionada con el discurrir de la campaña electoral y lamentó que los temas de la agenda política no se centren en la "difícil lucha" de los más necesitados.

"Después del primer debate presidencial del miércoles estaba muy triste porque nadie, ningún candidato, hablaba sobre la realidad de las personas en EEUU, todo eran datos", señaló.

Por ello, las monjas han invitado tanto a Romney como a Obama a reunirse con ellas, para que vean su trabajo con los pobres y sus necesidades sobre el terreno, aunque de momento no han recibido contestación por ninguna de las dos partes.

"Espero que durante las próximas semanas podamos influir con la información sobre la realidad de la gente, es nuestra lucha", precisó.

Señaló, sin embargo, que su labor va mucho más allá de las elecciones del próximo 6 de noviembre.

"Gane quien gane, tenemos mucho trabajo para despertar a nuestro país sobre la realidad de los pobres", concluyó.

Alfonso Fernández