El seleccionador de Costa Rica, el colombiano Jorge Luis Pinto, afirmó hoy que su equipo llega "en plena forma" al partido de mañana contra El Salvador, crucial para ambos en sus aspiraciones de pasar a la fase final de las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial Brasil 2014.

"Todos (los jugadores costarricenses) están en plena forma, han venido trabajando al ciento por ciento", manifestó Pinto en rueda de prensa tras su llegada con la plantilla a San Salvador.

El exseleccionador de Colombia aseguró que Costa Rica ya tiene "la estructura táctica muy definida" y destacó de sus jugadores "el trato de la pelota".

"Respetamos a El Salvador, tiene jugadores importantes", dijo en alusión directa a los hermanos Dennis y Jaime Alas, Eliseo Quintanilla, William Osael Romero y Rodolfo Zelaya.

"Pero, igual, vamos a atacarlo", advirtió.

El encuentro, que se jugará en el estadio Cuscatlán de la capital salvadoreña, puede definir a la otra selección del grupo B que acompañará a la de México en la hexagonal final de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf).

México tiene 12 puntos de 12 posibles, El Salvador cinco, Costa Rica cuatro y Guyana, ya desahuciada, sólo uno.

Un triunfo le dará mañana el boleto a El Salvador y si la victoria es para Costa Rica le abrirá el camino hacia la clasificación en la última jornada, en la que recibirá a Guyana el próximo martes en San José.

El empate dejará con vida a los dos equipos, pero en teoría los costarricenses tendrán las cosas más fáciles porque recibirán a los guyaneses mientras que los salvadoreños visitarán a México.

Pinto definió el partido en el estadio Cuscatlán como "una gran final para una posible clasificación al Mundial".

La selección costarricense desistió de hacer el habitual reconocimiento de la cancha del Cuscatlán.

"Ya entrenamos hoy" en Costa Rica, antes de viajar a El Salvador, y además "conocemos el estadio", tiene una "buena cancha", comentó Pinto, quien aseguró que no le teme a la presión que ejercerán mañana los aficionados salvadoreños.

"No tenemos ni miedo ni temor. Sería más triste jugar con el estadio desocupado (...), estamos preparados para todo", apostilló.