Pese al mutismo de los organizadores del Tour de Francia en torno del reporte emitido la víspera por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos sobre Lance Armstrong, otros se han mostrado más que dispuestos a hablar sobre los detalles que justificaron la suspensión vitalicia del ex astro del ciclismo.

El director general de la Agencia Mundial Antidopaje David Howman dijo que Lance Armstrong sostuvo un programa de dopaje sistemático durante una década "probablemente con el conocimiento" de gente a cargo de detectar la droga.

Howman dijo el viernes a la estación de radio neozelandesa LiveSport Radio que la aseguración de Armstrong de que nunca dio positivo por alguna sustancia prohibida ya no podrá reconocerse como una prueba de su inocencia.

Desde las oficinas centrales de la Agencia (WADA, por sus siglas en inglés) en Montreal, Howman dijo, "lo que parece haber ocurrido en este particular escenario es que pasó durante años bajo las narices de quienes debían haber detectado la anomalía en momentos, quizá, con su conocimiento".

Howman dijo que Armstrong finalmente había sido descubierto porque los otros ciclistas rompieron el código de silencio y confesaron su parte en una "conspiración para defraudar al deporte".

Por otra parte, el miércoles, la Agencia (USADA, por sus siglas en inglés) divulgó un reporte sobre las evidencias de prácticas de dopaje realizadas o inducidas por Armstrong durante su ascenso a la cúspide del ciclismo mundial. El reporte incluyó evidencias de ex compañeros de Armstrong en el equipo US Postal Service, así como declaraciones juradas.

Además, el reporte de la USADA acusa a Armstrong de depender de drogas para mejorar su desempeño y conseguir los siete títulos que acumuló en el Tour de Francia, una proeza sin precedente.

Bruno Genevois, el jefe de la Agencia Francesa Antidopaje que colaboró con la USADA durante su investigación, dijo que Armstrong necesita responder al reporte.

"Si el informe es sólido, esto demuestra que ningún deportista, sin importar su notoriedad, está inmune respecto de la legislación antidopaje", dijo Genevoi a The Associated Press el jueves, en una entrevista telefónica. "Mi segunda observación es que este deportista debería ser convocado para explicarse, de modo que no saquemos conclusiones prematuras sin haberlo oído".

Sólo la Unión Ciclista Internacional (UCI) puede ratificar la decisión de la USADA, de borrar del registro los siete títulos del Tour conquistados por Armstrong. Amaury Sport Organisation, la empresa que lleva a cabo el Tour, ha guardado silencio, salvo para señalar que no puede emitir comentarios sino hasta que la UCI tome una decisión.

Entre los 11 ex compañeros que testificaron contra Armstrong estuvieron George Hincapié, Tyler Hamilton, Floyd Landis, Jonathan Vaughters, Levi Leipheimer y Frankie Andreu.

En la jornada, Leipheimer fue suspendido por su equipo. La esposa de Andreu, Betsy, dio una declaración jurada a la agencia estadounidense el mes pasado.

Los Andreu fueron amigos de Armstrong. Betsy cultivó también amistad con la ex esposa de Armstrong, Kristin, cuando el matrimonio estadounidense vivía en Europa.

Ahora, Betsy Andreu ha figurado entre los críticos más duros y constantes de Armstrong.

"Estoy totalmente agradecida con la USADA. Ellos no se doblegaron ante las presiones políticas, ante el otrora poderoso Armstrong ni frente a sus tácticas mafiosas", dijo Betsy Andreu el jueves, en un correo electrónico a The Associated Press. "No necesitas doparte para terminar en el lugar 111 del Tour, pero sí tenías que hacerlo para estar en el equipo de Lance en el Tour y para ganar mucho dinero".

___

Los periodistas de la AP, Rob Harris en Londres y Graham Dunbar en Ginebra, contribuyeron con este despacho.