El nuevo encargado de negocios estadounidense en Libia llegó a la nación africana para asumir el control temporal de la embajada en Trípoli, después del ataque mortal del mes pasado al consulado en Bengasi en el que murió el embajador y otros tres estadounidenses.

El Departamento de Estado dijo el jueves que Laurence Pope, un oficial de carrera que habla árabe y que se había retirado en el 2000, servirá como encargado de negocios a la espera de la confirmación de quien sea designado para suceder al embajador Chris Stevens, fallecido en el ataque del 11 de septiembre de 2012.

El departamento dijo que Pope, ex embajador en Chad y director de contraterrorismo, seguirá la obra que Stevens había comenzado y que su designación resalta el compromiso de Estados Unidos para colaborar con Libia en su transición a la democracia después de décadas de un régimen autoritario.