El Gobierno de Nicaragua y la Organización de Estados Americanos (OEA) firmaron hoy en Managua dos acuerdos que permitirán al organismo hemisférico vigilar los comicios municipales del 4 de noviembre próximo.

Los documentos fueron suscritos en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores por el canciller nicaragüense, Samuel Santos; el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas; y por el mexicano Lázaro Cárdenas Batel, jefe de la misión de acompañamiento de la OEA.

"Consideramos de gran importancia un proceso electoral municipal como el que venimos acompañar, porque es a partir de bases sólidas en el nivel local como una nación puede consolidar una vida democrática cabal", señaló Cárdenas Batel, durante la firma.

La OEA realizará un trabajo "con pleno compromiso democrático", continuó el jefe de la delegación, que se declaró "satisfecho" con la firma de un convenio de acompañamiento electoral y un acuerdo de "privilegios e inmunidades" para la misión de 65 personas que enviará el organismo a fin de supervisar los comicios.

Ambos acuerdos "inviolables" permitirán una libre movilización a la misión de acompañamiento de la OEA, que llegará a Managua en los próximos días, indicó su jefe.

Cárdenas Batel aclaró que no serán jueces del proceso ni pretenden "ser los avales" de esos comicios, sino que acompañarán la jornada y al final elaborarán un informe que será presentado ante el Consejo Permanente de la OEA y eventualmente en Nicaragua.

Anunció que se reunirá con todas las fuerzas políticas para escuchar sus opiniones sobre el actual proceso, "teniendo muy claro que no es nuestra función ser parte del debate, ni ser protagonista".

Por su parte, el presidente del Poder Electoral nicaragüense prometió apoyar a la misión de la OEA y garantizó que los comicios serán "transparentes", "limpios" y "ordenados".

Rivas también pidió a la OEA mantener una comunicación directa y no conversar "a través de los medios de comunicación, porque muchas veces los medios de comunicación tratan de distorsionar a veces una declaración".

Asimismo, advirtió a ese organismo que "ciertos contendientes", que no identificó, "tienden a vivir presionando a las misiones de observación a fin de que estas tomen posiciones a su lado y quieran tratar de desacreditar al organismo electoral".

Unos 3,6 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir en las urnas el 4 de noviembre a sus 153 alcaldes y vicealcaldes, así como a 6.534 concejales.

En los comicios municipales participarán el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y los opositores Partido Liberal Independiente (PLI) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), entre otros pequeños colectivos.

En las pasadas elecciones municipales celebradas en 2008, el oficialismo ganó en 109 de los 153 municipios, incluida Managua, pero la oposición denunció un fraude.