La inflación interanual en España aumentó siete décimas en septiembre y se situó en el 3,4 %, debido a las subidas de los carburantes y de los precios de los automóviles, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esa tasa es la más alta desde mayo de 2011 y es una décima inferior a la avanzada por el indicador adelantado del Indice de Precios al Consumo (IPC) publicado el pasado 28 de septiembre.

Respecto a agosto, el IPC subió una décima, mientras que la inflación subyacente -que excluye la variación de los precios de los alimentos frescos y la energía- aumentó su tasa anual en siete décimas, hasta el 2,1 %.