Millones de niñas en América Latina sufren discriminación por género, que afecta a su acceso a la educación y, en consecuencia, a su desarrollo social, lo que alimenta "el ciclo intergeneracional de pobreza" en la región, alertó hoy la organización no gubernamental Plan Internacional.

Este jueves se celebró a nivel mundial el Día de la Niña, y Plan lo conmemoró con el lanzamiento de la campaña "Por ser Niña 2012-2016", destinada a promover programas en favor de una educación sin discriminación y de calidad para las infantes.

"Pensamos firmemente que la educación es la llave para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza. Unas niñas educadas van a sacar a sus familias de la pobreza", afirmó en una entrevista con Efe en Panamá el director regional de Plan para las Américas, Roland Angerer.

Según Plan, más 104 millones de niñas en Latinoamérica y el Caribe se encuentran rezagadas en el ámbito estudiantil solo por el hecho de ser jóvenes y ser mujeres, y ello a pesar de que la región ha avanzado en las últimas décadas en el acceso a la educación en los distintos niveles de enseñanza.

La escuela, asegura Plan, "sigue reproduciendo estereotipos de género a través de su currículum oculto y sus prácticas educativas, reduciendo las opciones futuras de las niñas".

Angerer precisó que existen "muchas barreras que impiden" a las niñas obtener al menos "nueve años de educación", entre ellas la desnutrición, el no ser inscritas en la escuela para que ayuden en el hogar o salgan a trabajar, y el embarazo temprano.

Un cuadro recurrente identificado por Plan es que muchas niñas de las zonas rurales e incluso en las urbanas que estudian, "se levantan a las cuatro de la mañana, lavan la ropa, hacen comida y después van a la escuela, de la que regresan a trabajar de nuevo en el hogar".

Esas infantes no tienen tiempo para hacer las tareas ni para estudiar, por lo que se van rezagando sin que los maestros le presten atención y, al final, se retiran de la escuela, explicó el directivo de la ONG.

A ello hay que sumar, resaltó Angerer, "la violencia que las niñas enfrentan en la calle, en la escuela, a través de hostigamiento, e incluso sufren abuso sexual de parte de los mismos compañeros y de los maestros".

"Sabemos de casos de sexo por buenas notas. Esto también lleva a que las niñas no quieren ir a la escuela, e incluso se entrelaza con el tema del embarazo temprano, que muchas veces viene con violencia", alertó el directivo de Plan.

En el caso de Centroamérica, añadió, la situación de la niñez y específicamente de las niñas es peor, porque "la calidad de la educación es menor" que en el resto de la región, los niveles de "desnutrición son preocupantes, la "violencia presenta un auge terrible, y las tasas de embarazo temprano son más altas".

Datos de Plan señalan que en el mundo unos 73 millones de niñas menores de 18 años han sido víctimas de violación u otras formas de violencia sexual, y que la principal causa de muerte de las mujeres de entre 15 y 19 años en los países en desarrollo es el embarazo.

Además, unos 75 millones de niñas en el mundo no están escolarizadas, y a una de cada tres se le niega la educación secundaria.

Plan destaca que un año adicional de educación secundaria aumenta los ingresos potenciales de una niña entre un 15 y un 25 por ciento.

Por ello, la ONG trabaja "de forma directa en unas 5.000 comunidades de doce países latinoamericanos", en las que impulsa junto programas en favor de los derechos de los niños y niñas.

Entre las áreas en las que trabajan están "educación, salud, generación de ingreso y seguridad economía de la familia, protección contra la violencia y salud sexual reproductiva", precisó Angerer.

Dentro de la campaña "Por ser niña", Plan se propone "llegar hasta 40 millones de niñas beneficiadas en todo el mundo", para lo que busca "socios" institucionales y privados.

Un 70 % de presupuesto de Plan proviene de individuos a través de un modelo de patrocinio de niños, y el 30 % restante de la cofinanciación con Gobierno, cooperación y empresas, aseguró Angerer.

Paralelamente al lanzamiento de "Por ser Niña 2012-2016", Plan anunció hoy el fallo de un concurso fotográfico alusivo a esta campaña en colaboración con la Agencia EFE, en el que la fotógrafa venezolana afincada en Panamá Andreína Lucchesi se alzó con el primer premio.

Plan está presente en más de 70 países y en el 2011 sus programas alcanzaron a 56 millones de niños y niñas en 58.000 comunidades, según datos de la propia organización.

Giovanna Ferullo