La Unión por una Mayoría Popular (UMP), partido central de la derecha francesa, defendió hoy en la cámara baja una serie de restricciones al dispositivo que permite a los inmigrantes sin papeles beneficiarse de atención médica gratuita, y que serán rechazadas por la mayoría de izquierdas.

El diputado Dominique Tian, del ala más derechista de la UMP, fue el encargado de presentar esta proposición de ley que terminará su recorrido en una nueva sesión plenaria de la Asamblea Nacional el próximo martes, cuando con toda seguridad será rechazada por los parlamentarios socialistas, comunistas y ecologistas.

Tian, que fue el ponente del informe que acompaña la propuesta, detalló su intención de reformar la llamada Ayuda Médica Estatal (AME) creada en 2000 para los inmigrantes en situación irregular por el Gobierno del entonces primer ministro, el socialista Lionel Jospin, y cuyo costo ha crecido un 26 % en cinco años hasta 633,3 millones de euros en 2011.

Con el argumento de luchar contra el fraude, que a su juicio ha propiciado el AME, se trataría de restablecer los controles instituidos en 2010 por el gobierno del entonces presidente, Nicolas Sarkozy y líder de la UMP hasta su derrota en las presidenciales de mayo pasado.

Esos controles fueron anulados por el Ejecutivo del actual presidente, el socialista François Hollande.

De acuerdo con esta proposición abocada al fracaso, los sin papeles tendrían que obtener un visto bueno específico para cualquier tratamiento hospitalario cuyo costo superara los 15.000 euros y pagar una serie de franquicias para poder recibir ciertos medicamentos o algunas formas de asistencia (como transporte sanitario).

Además, las demandas de los inmigrantes irregulares para poder acogerse a la atención médica gratuita tendrían que pasar el filtro de la Seguridad Social, mientras que ahora son muchas las administraciones y organizaciones sociales que pueden concederla.

Según la argumentación de Tian, los sin papeles acogidos a la AME gozan de beneficios incluso mayores que los que tienen los franceses o los extranjeros en situación regular en Francia.