La crisis económica que afecta a algunos países de Europa representa una oportunidad para Latinoamérica, en especial para sus multinacionales, dijo a Efe en Santo Domingo la presidenta de la Fundación Unión Europea-América Latina y el Caribe (UE-LAC), Benita Ferrero-Waldner.

Para la excomisaria de Relaciones Exteriores de la UE, América Latina puede ser parte de la solución de la crisis que afecta a una zona de Europa, un continente que, pese a la actual coyuntura económica, continúa siendo "el mejor y más grande inversor" y "el segundo socio comercial" de la región.

América Latina "puede ayudar a que superemos la crisis", dijo Ferrero-Waldner en una entrevista con Efe en Santo Domingo, donde se encuentra por la apertura del Centro de Estudios Europeos y el lanzamiento de una alianza con la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) que preside el exmandatario dominicano Leonel Fernández.

Los países latinoamericanos han atravesado "muchas crisis" y "nosotros (los europeos) hemos sido solidarios", dijo la presidenta de la Fundación, que puso como ejemplo la inversión, en momentos de dificultades, de empresas españolas en países como Argentina o México.

Ahora, argumentó, "sería bueno que América Latina mostrara también que tiene confianza en sus aliados y, por ejemplo, las (empresas) multinacionales podrían invertir en Europa".

"Hay que invertir y no perder la confianza en los gobiernos europeos (porque) antes o un poco más tarde saldrán de la crisis", aseguró la excandidata a la presidencia de Austria.

En ese orden, Ferrero-Waldner apostó por un abordaje conjunto para la solución de la crisis en Europa.

"Esta es una crisis global (y) tenemos que enfrentarla de manera global", señaló la presidenta de la UE-LAC, una fundación que, según explicó en la entrevista, tiene como meta vincular el proceso intergubernamental con los sectores empresariales, académicos, sociales y con la sociedad civil de ambas regiones

Y aunque "no se trata de buscar culpables", indicó, sí reconoció que "hay políticos y banqueros envueltos", pero también indicó que "los estados no han hecho las reformas necesarias y estructurales".

La actual, subrayó, es una crisis económica, pero también de confianza en los políticos.

Como alternativa propuso que los estados emprendan las reformas que hagan falta, así como políticas que estimulen el crecimiento, las empresas y el trabajo.

"Es el momento de abordar estas cuestiones de forma muy clara", insistió la diplomática austríaca.

Asimismo, Ferrero-Waldner apeló por un impulso a la unión política de la UE que permita avanzar hacia la unión económica.

"Quisiera ver a la UE caminar hacia una unión política, y para esto el momento no es malo (...)", aunque "habrá muchos obstáculos", dijo.

Por otra parte, la diplomática reconoció los esfuerzos de América Latina en la lucha contra la pobreza y la pobreza extrema, si bien opinó que la desigualdad "no ha cambiado mucho".

Para revertir la realidad en la región, Ferrero-Waldner aconsejó llevar a cabo reformas tributarias, y aunque reconoció que "es difícil", argumentó, que "es la única forma para que los gobiernos tengan dinero para la salud, la educación y los servicios básicos".

En Europa, señaló, es "absolutamente normal que paguemos impuestos, pero exigimos a los estados que haya educación, que haya seguridad social o que un policía tenga un salario decente, y eso solo es posible si hay gente que pague impuestos".