La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Agenda Digital, Neelie Kroes, alertó hoy del retraso en la negociación de un estándar técnico a nivel internacional para evitar que la navegación en internet sea rastreada de forma automática y pidió un acuerdo urgente.

"Los trabajos de estandarización no marchan de acuerdo con lo planeado. De hecho, cada vez estoy más preocupada por el retraso", indicó Kroes en una conferencia organizada por el Centro de Estudios Europeos en Bruselas.

Expertos de la industria de internet de todo el mundo intentan consensuar el llamado estándar DNT (en inglés, "Do Not Track"), que permitirá a los proveedores de internet conocer qué nivel de privacidad quiere mantener el usuario, sin que ésta se vea expuesta automáticamente.

"Sé que mis colegas al otro lado del Atlántico, la Comisión de Comercio Federal (estadounidense), piensan lo mismo. ¿Cuál es el problema?", se preguntó la comisaria.

Kroes instó en junio del pasado año a la industria de internet a desarrollar de forma voluntaria, en el plazo de un año, un código global para crear una "señal" que los usuarios puedan enviar a los proveedores de internet de manera simple -por ejemplo, a través de su navegador- para comunicar el nivel de rastreo que quieren de sus actividades en la red.

"El estándar DNT debe ser suficientemente rico y significativo para que marque una diferencia en lo que se refiere a la protección de la privacidad de la gente", señaló.

Destacó que debe construirse sobre el principio de que los internautas puedan dar de antemano el consentimiento al tipo de información que quieren recibir, y de que puedan elegir no ser rastreados en la red.

"La privacidad en línea y los negocios en la red deben ir de la mano. La privacidad es un derecho fundamental", subrayó.