El líder del grupo combatiente libanés Jezbolá reivindicó el jueves la responsabilidad del lanzamiento de un avión teledirigido que ingresó en espacio aéreo israelí a principios de esta semana.

La inusual confesión de Hasan Nasralá aumenta las tensiones en la región en un momento delicado, cuando los defensores del grupo, Siria e Irán, se encuentran bajo presión.

El jueves por la mañana, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu acusó a Jezbolá de lanzar el avión.

La aeronave teledirigida fue derribada por Israel, pero la infiltración representó una violación poco común al espacio aéreo israelí. Jezbolá había sido el principal sospechoso debido a que posee un sofisticado arsenal de procedencia iraní y en anteriores ocasiones ha tratado de utilizar aviones similares.