Un agente de la Patrulla fronteriza de Estados Unidos abrió fuego contra un grupo de personas que lanzaban piedras desde el lado mexicano, matando a un adolescente y causando indignación del gobierno de México por el uso de fuerza letal, dijeron las autoridades el jueves.

Agentes en Nogales, Arizona, habían respondido habían acudido al área respondiendo a reportes de dos presuntos contrabandistas de drogas cerca de la frontera aproximadamente a las 11:30 pm del miércoles. Los agentes vieron a los dos abandonar su carga de narcóticos y correr hacia México, de acuerdo con la Patrulla fronteriza.

Cuando los agentes se acercaron a investigar, personas en el lado mexicano de la frontera comenzaron a tirarles piedras e hicieron caso omiso a órdenes de que desistiesen, dijo la agencia.

Un agente abrió fuego. Un funcionario mexicano con conocimiento directo de la investigación dijo el jueves que un adolescente de 16 años murió a consecuencia de los disparos. La persona habló a condición de anonimato porque no estaba autorizada a discutir el caso.

La Patrulla fronteriza declinó dar más detalles, limitándose a agregar en una declaración que "al parecer una persona fue herida" por los disparos del agente.

La agencia dijo que notificó al gobierno mexicano y que el FBI inició una investigación.

El gobierno mexicano emitió una declaración en la que condenó enérgicamente el uso de fuerza letal por agentes estadounidenses en esas circunstancias junto a la frontera.

"La información preliminar en estos momentos saca a flote de nuevo serias dudas sobre el uso de la fuerza letal por agentes de la Patrulla Fronteriza estadounidense, algo que tanto el gobierno mexicano como la sociedad mexicana en general deploran y condenan enérgicamente", dijo Ricardo Alday, portavoz de la embajada de México en Washington, en una declaración.

"Es imperativo que las autoridades pertinentes de Estados Unidos realicen una investigación transparente y oportuna", añadió Alday. "Las autoridades mexicanas procederán apropiadamente dentro de su jurisdicción".

Los agentes fronterizos generalmente están autorizados a usar fuerza letal contra quiénes lanzan piedras.

En el 2010, un niño de 15 años fue muerto a tiros por un agente de la Patrulla fronteriza que disparó desde El Paso, Texas, hacia Juárez, México. Algunos testigos dijeron que personas en el lado mexicano de la frontera estaban lanzándole piedras al agente cuando éste trataba de arrestar a un inmigrante ilegal que cruzaba el Río Grande.

Un juez federal en El Paso desestimo el año pasado una demanda presentada por la familia del menor porque éste estaba en el lado mexicano de la frontera cuando fue baleado y las leyes estadounidenses dan al gobierno inmunidad cuando reclamos así surgen en otro país.