Francia afronta mañana un amistoso contra Japón que la selección de Didier Deschamps ha previsto como un mero trámite para poner a su equipo en la mejor disposición para medirse cuatro días más tarde a España en partido de la fase de clasificación para el Mundial de Brasil 2014.

La teórica debilidad del rival y la importancia que en Francia conceden al duelo el martes próximo en el Vicente Calderón han provocado que en los últimos días en la fortaleza francesa de Clairefontaine se hable más de España que del imperio del sol naciente.

Cada decisión técnica, cada entrenamiento y cada rueda de prensa estaba dedicada al enfrentamiento con el conjunto de Vicente del Bosque, "el partido más importante de los últimos tiempos que tendrá que disputar Francia", en palabras del centrocampista Frank Ribéry.

Por eso, el enfrentamiento en el Estadio de Francia contra Japón se asemeja más a un ensayo con público que a un estreno.

Deschamps alineará un equipo que se parecerá mucho al que saltará al Calderón, aunque reservará a cualquiera de los teóricos titulares que tenga el más mínimo problema físico, no vaya a ser que pierda algún soldado para la batalla más importante.

El caso más claro es el del propio Ribéry, que arrastra unas molestias y que no estará en el once titular de mañana, aunque es casi seguro que jugará contra España.

El seleccionador francés tendrá que componer un equipo que le sirva para preparar el duelo contra los de Del Bosque pero que no le haga correr ningún riesgo de cara al mismo.

Porque Francia, que no ha dejado de repetir que España es favorita, acudirá al Calderón con la intención de dar la sorpresa.

En la mente de los "bleus" hay dos fechas que marcan el cambio de tendencia con respecto a los españoles: los octavos de final del Mundial de 2006, cuando dirigidos por un Zidane a punto de jubilarse se impusieron por 3-1 a una prometedora España y los cuartos de final de la pasada Eurocopa, en los que España se impuso con claridad por 2-0.

A fuerza de pensar tanto en España, Francia corre el riesgo de olvidarse del Japón de Alberto Zaccheroni, que llega con bajas pero con la intención de lograr un resultado que les dé prestigio.

El técnico italiano tiene la duda del atacante del CSKA de Moscú Keisuke Honda, mientras que Ryoichi Maeda abandonó la concentración y fue sustituido por el jugador del Gamba Osaka Akihiro Sato, actual máximo anotador del campeonato nipón.

El seleccionador podría alinear al atacante de origen holandés Mike Havenaar.

Alineaciones probables:

. Francia: Lloris; Debuchy, Koscielny o Rami, Sakho, Clichy; Sissoko, Capoue, Matuidi; Ménez, Giroud, Benzema

. Japón: Kawashima; Uchida, Yoshida, Konno, Nagatomo; Hasebe o Hosogai, Endo; Kiyotake, Kagawa, Inui o Honda; Havenaar

Estadio de Francia de Saint-Denis.

Hora: 21.00 horas (19.00 GMT).