El Senado de Paraguay rechazó hoy el protocolo sobre compromiso democrático de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismo que al igual que el Mercosur suspendió como miembro a este país el 29 de junio pasado.

Los senadores, con 36 votos a favor y uno en contra, rechazaron en su sesión semanal el "Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo de Unasur sobre Compromiso con la Democracia", suscrito en Guyana, el 26 de noviembre de 2010.

Esa cláusula fue invocada por la Unasur para suspender a Paraguay, tras la destitución del presidente Fernando Lugo en un controvertido juicio político en el Legislativo y la asunción al cargo del entonces vicepresidente, Federico Franco, el 22 de junio pasado.

Unasur y Mercosur sostienen que en el país se produjo un "quiebre democrático" con la destitución de Lugo, quien asevera que fue víctima de un "golpe de Estado parlamentario", pese a que la Constitución contempla la figura del juicio político.

El senador por el opositor Partido Colorado Hugo Estigarribia, miembro de la comisión de Legislación, argumentó durante la sesión que el documento debía ser rechazado porque atenta contra los intereses de Paraguay.

"Este es un protocolo de intervencionismo, de subyugar a un país pobre y mediterráneo", aseveró Estigarribia, citado por la agencia estatal IP.

El senador Miguel Abdón Saguier, del gobernante Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), consideró que "la vaguedad e imprecisión" del protocolo deja de lado cualquier garantía "para los países que no estén de acuerdo con las mayorías circunstanciales entre los presidentes de la región".

Saguier opinó, además, que desde el punto de vista jurídico, la aplicación de ese documento "podría cercenar lo que establece la Constitución paraguaya, que declara la independencia del país", pues establece la posibilidad del cierre total o parcial de las fronteras terrestres.

El senador Miguel Carrizosa, del minoritario Partido Patria Querida, dijo que esa cláusula fue hecha a medida de los presidentes de los países miembros "para que puedan defenderse entre sí y ser reelectos hasta adueñarse de los tres poderes del Estado".

En contrapartida, Carlos Filizzola, del Partido País Solidario (afín a Lugo), el único legislador que votó a favor de la aprobación, defendió el documento y lamentó el sesgo ideológico que, según él, se imprimió al tema en la cámara alta.

El Senado también resolvió hoy solicitar al Poder Ejecutivo el envío al Legislativo del Protocolo de Montevideo, sobre compromiso con la democracia del Mercosur, conocido como "Ushuaia II", que fue suscrito el 20 de diciembre de 2011.

Esa cláusula fue invocada por Argentina, Brasil y Uruguay para suspender a Paraguay de ese bloque regional durante una cumbre en la que también decretaron el ingreso pleno de Venezuela, que fue oficializado en Brasilia el 31 de julio pasado, pese a que faltaba la ratificación del Senado paraguayo.

Tanto la Unasur como el Mercosur anunciaron que solo reconocerán a las autoridades que surjan en las elecciones generales paraguayas del 21 de abril del 2013, aunque el canciller brasileño, Antonio Patriota, afirmó el día 5 pasado que las sanciones pueden ser levantadas antes, toda vez que los demás miembros de esos bloques "verifiquen la plena vigencia democrática".