El opositor cubano Jorge Vázquez Chaviano, preso desde marzo pasado, confirmó hoy a Efe que fue puesto en libertad condicional y agradeció la solidaridad de quienes hicieron una huelga de hambre para que fuera excarcelado.

"Con su presión" han hecho que esté libre, dijo por teléfono Chaviano, quien agregó: "desde el 9 de septiembre tenían que liberarme y estaban violando la ley".

"Fui puesto en condición de 'libertad restringida', impuesta por ellos (las autoridades)", subrayó.

Vázquez Chaviano, de 42 años y residente en Sagua La Grande (a unos 350 kilómetros al este de La Habana), fue detenido a finales de marzo cuando se dirigía a La Habana para asistir a la misa que ofició el papa Benedicto XVI durante su visita a Cuba ese mes.

En ese momento el disidente se encontraba bajo "un régimen de trabajo correccional sin internamiento" por un supuesto delito de "actividad económica ilícita".

La excarcelación de Vázquez se ha producido 22 días después de que un grupo de disidentes liderados por Marta Beatriz Roque depusiera una huelga de hambre que duró ocho días para exigir su liberación, ya que según los opositores había cumplido ya su condena.

El grupo finalizó su protesta cuando las autoridades de la isla informaron a la esposa del disidente de su próxima excarcelación.

Vázquez Chaviano indicó él decidió abandonar la huelga "atendiendo a la situación de salud extremadamente delicada" en la que se encontraban Marta Beatriz Roque y otros disidentes y al "deseo de que no hubiera más mártires porque al régimen no le interesa que ellos murieran".

"Vidas tan valiosas como esas no podían perderse. Quiero personas que sigan luchando con ese mismo ánimo y que me apoyen desde otra posición", añadió el opositor.

También dijo que milita desde hace nueve meses en el ilegal Partido Pro-derechos Humanos de Cuba y el Frente Nacional de Resistencia Cívica y desobediencia civil "Orlando Zapata Tamayo" y afirmó que va a continuar en su activismo por el respeto a los derechos humanos en la isla.

Los huelguistas acogieron el anuncio de la liberación de Vázquez Chaviano como "una victoria de la oposición", mientras que blogueros oficialistas tacharon de "circo" la protesta.

La televisión oficial cubana llegó a emitir un reportaje para denunciar que el ayuno fue una "mentira" y un "show mediático" y que los huelguistas habían ingerido alimentos durante la protesta.