El Congreso aprobó una nueva ley contra el lavado de dinero con la que se busca dotar de mejores herramientas a las autoridades para atacar las finanzas del narcotráfico en México, un país que en los últimos años se ha visto afectado por la violencia de los carteles de las drogas.

Aprobada previamente por la Cámara de Diputados, el Senado avaló el jueves por unanimidad la ley que restringe el uso de efectivo en ciertas operaciones que podrían ser susceptibles de ser utilizadas por el crimen organizado como la compra de inmuebles o vehículos, y obliga a reportar transacciones de algunas actividades cuando impliquen ciertos montos de dinero.

La ley para prevenir e identificar operaciones con recursos de procedencia ilícita fue enviada al Ejecutivo para su promulgación. La entrada en vigor ocurrirá 90 días después de que sea publicada en el Diario Oficial.

La norma prohíbe compras en efectivo, por ejemplo, de inmuebles con un valor igual o superior a medio millón de pesos (unos 38.700 dólares), además de vehículos y/o joyería por un monto de 200.000 pesos (unos 15.500 dólares).

El presidente Felipe Calderón envió en el 2010 una propuesta de ley contra lavado de dinero, aunque es hasta ahora que los legisladores avalan la norma que retoma algunos puntos de la iniciativa del mandatario.

En 2010, el gobierno ya había impuesto límites a los depósitos de dólares en efectivo, tras señalar que había detectado que el sistema bancario nacional registraba excedentes anuales de 10.000 millones de dólares que podrían proceder de actividades ilícitas como el narcotráfico.

Desde entonces, los clientes pueden hacer depósitos bancarios en efectivo hasta por 4.000 dólares mensuales, mientras que mexicanos sin cuentas bancarias y turistas extranjeros tienen un límite de 1.500 dólares al mes.

Un estudio presentado a mediados de 2010 señaló que entre 19.000 y 29.000 millones de dólares son introducidos ilegalmente al año de Estados Unidos a México para financiar a los carteles de las drogas.

El denominado Estudio Binacional de Bienes Ilícitos México-Estados Unidos refirió que entre el 75% y el 90% del dinero se trafica hacia territorio mexicano en efectivo y con métodos como el cruce "hormiga", es decir, que una persona transporta pequeñas cantidades (entre 5.000 y 10.000 dólares).

Virgilio Bravo, profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, dijo a The Associated Press que en principio es una medida que sí podría golpear a la delincuencia organizada que tradicionalmente utiliza grandes cantidades en efectivo para realizar sus actividades, incluida la compra de bienes y la corrupción de autoridades.

"El combate a la delincuencia pasa irremediablemente por el flujo sanguíneo que se llama dinero. Si no hay dinero, no se puede financiar actividades ilícitas", señaló.

Bravo consideró, sin embargo, que la medida podría tener alguna afectación en la economía de algunas regiones o poblados donde muchas de las transacciones han estado basadas tradicionalmente en el efectivo.

En 2010, el entonces embajador estadounidense en México, Carlos Pascual, estimó que el 75% de todas las transacciones en la economía mexicana se realizaban en efectivo, cuando en Estados Unidos era de apenas un 20%.

"Mientras no se combata de manera eficaz el lavado de dinero y se desmantele el poder financiero y patrimonial de la delincuencia organizada, el problema de la violencia y el narcotráfico no desaparecerá en nuestro país", consideró el senador Alejandro Encinas, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática.

La violencia atribuida al crimen organizado y el narcotráfico ha dejado miles de muertos desde diciembre del 2006, cuando el gobierno federal lanzó una ofensiva contra los carteles de las drogas.

La última cifra oficial registra más de 47.500 muertos entre diciembre de 2006 y septiembre del 2011, aunque el gobierno no ha vuelto a actualizar la información. Activistas han estimado que el número debe alcanzar o incluso superar los 60.000 asesinados actualmente.