El subsecretario interino de Asuntos Públicos del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mike Hammer, aseguró hoy, en respuesta a una charla en español por la red social Twitter, que la postura de su país respecto a Siria "es bien clara" y que el presidente Bachar al Asad "se tiene que largar".

"Nuestra política hacia Siria es bien clara, el presidente Asad se tiene que largar. Esa violencia y brutalidad a la que ha sometido a su pueblo significa que ha perdido toda legitimidad y que no puede formar parte del futuro del país", respondió Hammer con contundencia en respuesta a preguntas de los internautas.

Según explicó Hammer, EE.UU. ha delineado su estrategia de actuación para acabar con los enfrentamientos que están azotando el país y para contrarrestar las consecuencias de los enfrentamientos.

"Estamos ejerciendo una suma presión económica a Asad y sus compinches, y es un esfuerzo a través de la implementación con muchos de nuestros aliados y países de la región, Unión Europea (UE) y otros muchos países del mundo", dijo.

Precisamente hoy se conoció que los países de la UE han acordado una nueva ronda de sanciones contra Siria en la que se incluirá a 28 personas vinculadas al régimen y a dos empresas, según avanzaron fuentes diplomáticas.

Además, el subsecretario de Asuntos Públicos añadió que el Gobierno de Estados Unidos ha dispuesto 45 millones de dólares para "facilitar el proceso de transición a la oposición" y unos 130 millones para paliar la situación de los refugiados sirios que han huido a países como Turquía o Jordania.

"Ya estamos preparando la estrategia para el día siguiente de que Asad se haya marchado. La clave aquí es que tiene que haber un futuro en el que el pueblo sirio se pueda expresar (...) y respetar a todos sus grupos étnicos y religiosos", subrayó.

Hammer además respondió a las preguntas de los internautas sobre el proceso de paz en Colombia, que han iniciado el Gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reiterando que la posición de EE.UU. es "apoyar en pleno" el proceso.